Aprende a Vivir – Disfruta cada Segundo

Aprender a Vivir es complicado, pero no es imposible. Hay que disfrutar todo lo que podamos cuando estemos vivos, porque una vez llegue la muerte, solo quedan los remordimientos. La vida es tan corta, hay que aprovecharla!.

Nunca debes olvidar que siempre es más tarde de lo que piensas.

Recuerda que el negro camello de la muerte siempre está cercano. Vive siempre con el pensamiento de que no vas a vivir para siempre. Es tal la ironía de la vida que ese conocimiento, por sí solo, te permitirá gustar de la dulzura de cada nuevo día en vez de que lamentes la oscuridad de tus noches.

aprende a vivir, vivir, la vida es cortaTodos hemos estado muriendo, hora tras hora, desde el momento en que nacimos. Ésta comprensión deja que todas las cosas se ubiquen en su perspectiva apropiada, para que tus ojos se abran hasta que veas que esas montañas que te amenazan sólo son montículos de hormigas, y esas bestias que tratan de devorarte, no son sino mosquitos.

Vive con la muerte como tu compañera, pero nunca la temas. Muchos tienen tanto miedo de morir que jamás viven; tenles compasión. ¿Cómo pueden saber que la felicidad de la muerte se nos oculta para que así podamos soportar mejor la vida?

Imagínate que hoy en la noche te llamen para siempre. Vierte lágrimas ahora, mientras puedes hacerlo, por ese día de felicidad que le prometiste a tu familia la semana pasada y la semana anterior, por el día de amor y de risas del que nunca pudieron gozar, porque estabas demasiado ocupado en perseguir el oro. Y, ahora, tu familia tiene el oro, es verdad, pero con todo él ni siquiera pueden comprar la más leve de tus sonrisas.

Vierte lágrimas ahora, mientras tu corazón late toda vía, por las flores cuyo aroma nunca aspirarás, las buenas obras que jamás harás, la madre a la que nunca visitarás, la música que ya no escucharás, las penas que nunca aliviarás, las tareas que no completarás, los sueños que jamás realizarás.

Recuerda que siempre es más tarde de lo que piensas. Fija esa advertencia en lo más profundo de tu mente, no para que te cause congoja, sino para que recuerdes que el día de hoy puede ser todo lo que te quede.

Aprende a vivir con la muerte, pero nunca huyas de ella.

Porque si mueres, tú estarás con Dios: y, si vives El estará contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te ha gustado el artículo?

    Compartelo con tus amigos