Errores que un Triunfador NO Comete!

Por qué algunas personas con la inteligencia para triunfar nunca lo hacen

La vida ha sido un largo y excitante viaje, me ha llevado a muchos lugares interesantes: la escuela de leyes de Yale con Hillary Rodham Clinton; escritor de discursos para el presidente Richard Nixon en la Casa Blanca, preparador de prospectos en la bolsa de valores de Wall Street; y por los últimos 18 años como escritor y actor en Hollywood.

He observado muchas personas de éxito como trabajan y se divierten. –Personas de éxito y poder como Ron Perelman, billonario y dueño de Revlon, y Norman Lear, uno de los mas grandes productores de la televisión; actores como Nicolas Cage, que luchó para llegar  a la cima.

Errores, no los cometas, cuidado, advertencia, equivocacion
NO cometas estos Errores!

Pero también he conocido muchos que no han logrado hacerlo—-rutilantes estrellas en mis años de universidad que ahora venden camisas; ases de las computación que ahora entregan pizzas a domicilio; ex ejecutivos de estudios de cine y televisión que ahora se esfuerzan en hacer llamadas en las líneas telefónicas por una modesta paga; genios de las matemáticas que ahora trabajan como plomeros en deteriorados edificios de apartamentos. Como  ellos, mucha gente tiene la inteligencia para triunfar pero nunca lo logran.

¿Por qué algunas personas cuentan su dinero mientras otros maldicen sus cuentas sin pagar?

Por supuesto, la suerte ha jugado su papel, algunas veces. Pero, usualmente la gente forja su mala suerte quedando regularmente atrapadas en la trampa de autoengaño  y en las actitudes que llevan a la derrota.

1- Pensamientos desalentadores (el autoengaño)

La gente fracasada contantemente se mienten a si mismos a cerca de sus propias vidas

Alguna vez  pensé que las personas que son usualmente deshonestas no podrían tener éxito. Tristemente, he comprobado lo contrario. Es posible tener éxito, por lo menos financieramente, mientras se es totalmente deshonesto con los demás. Pero, es absolutamente imposible para la gente ser deshonestas consigo mismas—y de lo que ellos son en la vida, cuales son sus expectativas para lograr sus metas y sus limitaciones—y todavía seguir hacia adelante.

Una vecina mía enseña arte en tiempo parcial. Ahora esto no está mal como un pasatiempo, pero nunca le pagará lo suficiente para su gastos de clase media que ella necesita. Sin embargo ella se queja de su bancarrota, ella no puede comprender por qué enseñando por tiempo parcial (con un salario reducido) no puede con los gastos de vida.

2- No producir

Una y otra vez he hablado con personas que fallan en adquirir cualquier destreza útil por la que alguien les podría pagar dinero real. Ellos no comprenden la verdad fundamental que a los seres humanos se les paga por la habilidad que tienen de poder hacer algo.

Y ellos no comprenden esta verdad corolaria: a la gente se les paga mucho  por la habilidad que tienen de hacer algo que tenga mucho valor. Esto significa medicina o leyes o composición de canciones o finanzas o algo que le ayudará a otros a mejorar o hacer dinero o gozarse en algo o aprender algo—pero, a gran escala.

Si su objetivo es un triunfo financiero, usted debe de producir o crear algo que—en el mundo real, no únicamente en sus sueños otros quieren. Mi padre, que es un economista, me enseñó que todas las recompensas en la vida se deben ya sea al capital financiero o al capital humano—ejemplo, una destreza vendible—puede ser adquirida únicamente atreves de entrenamiento y esfuerzo. Las personas fracasadas pueden pasar toda su vida evadiendo la verdad.

3- Castigando a los amigos

(Nota del editor) Lea la primera oración despacio.

Las personas derrotadas hacen un hábito en ser amigables y agradecidos con aquellos que no son de ayuda para ellos y desdeñosos y mal agradecidos hacia aquellos que son amables con ellos. Veo esto con impactante regularidad. Un querido y cercano amigo mío ha tenido oportunidad tras oportunidad en dos importantes estudios en Hollywood gracias a un poderoso amigo que lo puso en el camino rápido hacia el éxito. Pero por cerca de 20 años ahora, el ha desdeñado su compañía y puesto a prueba su amistad mientras procuraba rodearse de poderosos que lo trataban como si fuera un trapo. No es de sorprenderse que a la edad de 47 todavía no encuentre su camino y este lleno de deudas.

Los perdedores no toman a sus amigos como algo garantizado—y pagan el precio por ello. A no ser que sea usted un talentoso artista o atleta, no hay tal cosa como el éxito sin una red de amigos y personas que lo apoyen. La inhabilidad de hacer o conservar amigos es un factor en todos los fracasos que he visto.

4- Malas maneras (malos hábitos)

Las personas  fracasadas son también, invariablemente groseras. Son generalmente impuntuales, no agradecen lo regalos recibidos y no se disculpan cuando ofenden a alguien.

Yo me divierto, y lo disfruto también, mientras calculo que tan tarde mi invitado a la cena estará usando una norma de éxito/impuntualidad. Un invitado con mucho trabajo, un individuo realmente ocupado, con una pesada carga sobre sus hombros siempre llegará a tiempo. Mientras, alguien sin nada que hacer en todo el día llegará muy, muy tarde o quizá nunca se presente. ¿A que hora llegará un individuo con un trabajo mediocre que no llevará a ningún lado llegará entre 15 minutos y una hora tarde.

También puedo predecir cuando alguien se quejará acerca de la comida. Si es un fracasado, tendrá una actitud condescendiente y no dará las gracias por la invitación. Sin embargo, si él es un triunfador en la vida, estará feliz con casi cualquier cosa y me lo agradecerá de manera amable.

Uno de mis primeros y queridos amigos en Hollywood tenía una prometedora carrera como productor. Con el paso del tiempo su carrera comenzó a irse a pique, debido a su asombrosa descortesía. Este sujeto nunca me agradeció las comidas, los pases a espectáculos o las presentaciones con empleadores potenciales. Finalmente hice lo que todos los que lo conocen hicieron hace ya mucho tiempo: simplemente dejé de ayudarlo.

Cuando el jugador se enemista con todos por su falta de educación, deja de tener derecho a jugar. Tal vez los millonarios o maharajás pueden darse el lujo de ser groseros. Pero para el resto de nosotros, sin embargo, es la mejor garantía de fracaso.

5- Vistiéndose para el fracaso

Las personas sin éxito habitualmente se visten inapropiadamente. Ellos llegan a las entrevistas de trabajo sin corbata o con zapatos tenis. Ellos llegan a las cenas formales en pantalones de mezclilla cuando todo el mundo llega de traje completo. Ellos creen que son originales. La verdad, ellos están expresando es que están fuera de lugar y que desprecian a las personas que se encuentran ahí.

Una hermosa joven a la que conozco estaba desesperada por encontrar un trabajo. Le conseguí una entrevista; una cita para comer con el director de una compañía que se enorgullece de su imagen conservadora. Increíblemente, ella se mostro en el comedor ejecutivo vestida de pantaloncillos, camiseta y sandalias de tacón alto. Desde el momento que hizo su aparición echó a perder la entrevista…y me puso en ridículo.

Uno puede vestirse para presumir a los demás de rebelde; eso está bien para los adolescentes, las bandas de rock y los Angels del Infierno, o usted se puede vestir para mostrar a donde usted realmente pertenece y conseguir el trabajo.

6- Las actitudes negativas

Los fracasados a menudo tienen una actitud pesimista y amargada. Les disgusta su trabajo y su mundo, y asumen que todos alrededor de ellos son deshonestos o peor aun, estúpidos. Arrojan un manto negro sobre todo, y contagian su desesperación y desesperanza a las personas que están cerca de ellos.

A ellos los traiciona la falta de confianza en si mismos; una convicción muy arraigada de que no pueden mucho o hacerlo bien. Esto es casi siempre expresado, en cada oportunidad, o a cualquiera que los escucha. Ellos parece que no se dan cuenta de que se están anunciando como perdedores

Una amiga mía del norte de California es tan competente para realizar su trabajo diario. Pero dondequiera que va se queja de que el aire acondicionado está muy frío o muy caliente. Habla mal

de sus superiores y de su jefe o del empleo. Nada está bien para ella, les dice a sus colegas que su trabajo es una perdida de tiempo. Naturalmente con esta actitud ha perdido cinco trabajos en dos años.

No puede conseguir un Nuevo empleo porque no puede conseguir porque ninguna de las personas con las que ha trabajado le quiere dar una recomendación. Esta es una fatalidad crónica para los quejumbrosos crónicos.

7- Las discuciones innecesarias.

Las personas que no tiene éxito les encanta discutir por discutir. Los picapleitos creen que a sus amigos y colegas les impresionará su sagacidad o inteligencia. No pueden estar mas equivocados.

Sam Rayburn, famoso orador de la cámara de diputados de Estados Unidos, dijo: “Si quieres llevarte bien con la gente, no busques disentir” No quería decir con esto que tienes que estar de acuerdo con todo lo que la gente sugiere o dice. Pero, si que no se puede provocar a los demás indefinidamente y aun así esperar que nos ayuden.

La gente que le gusta trabajar no se pasa el tiempo discutiendo en vano. Si usted busca pleitos, la gente lo evitará y usted se verá rodeado de otros perdedores pendencieros.

8- Poniendo las cosas primeras por último (la mala jerarquización)

La capital de la nación donde yo crecí, es inteligente y bien parecido. Su padre es un triunfador, pero él es infeliz, está empantanado en un empleo de administrador de un edificio de apartamentos. Pero si le sugiero que estudie para un examen de administración pública, insiste en que no tiene tiempo, en que está demasiado ocupado en sus pasatiempos. ¡Lleva diciéndome esto desde 1966!

Las personas fracasadas no saben establecer prioridades. Un hombre que fue condiscípulo mío en

La verdad es que nunca hay tiempo para hacer todo, ni siquiera las cosas verdaderamente importantes. Los fracasados sin embargo, nunca aprenden que establecer prioridades es una necesidad primordial. Tampoco parecen darse cuenta de que no es un sacrifico renunciar a algunas cosas de menor importancia en a favor de las de mayor trascendencia. En realidad se trata de concesión.

Traducido por José Alberto Vega

Esto es todo el sermón llegó a su fin :-).

Tal vez tenga usted algunos de estos hábitos.

Recuerde, los triunfadores saben que pueden cambiar…y lo hacen!   [Retweet]

¿Crees que cometes estos errores?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te ha gustado el artículo?

    Compartelo con tus amigos