ley del magnetismo, john maxwell, motivacional, superación

La Ley del Magnetismo

ley del magnetismo, john maxwell, motivacional, superación

Este es el artículo titulado “La Ley del Magnetismo” de John Maxwell que nos enseña que cada día tenemos que ser mejores personas, ya que depende de nosotros atraer a personas valiosas a nuestras vidas.

LOS LÍDERES EFICACES SIEMPRE ESTÁN a la mira de personas valiosas. Creo que cada uno de nosotros lleva una lista mental del tipo de gente que nos gustaría tener en nuestra organización. Piense en lo siguiente. ¿Sabe qué tipo de personas está buscando ahora mismo? ¿Cómo describiría a los empleados perfectos? ¿Qué cualidades poseen estos individuos? ¿Quiere que sean dinámicos y emprendedores? ¿Está buscando líderes?

¿Desea usted que sean personas de veinte, cuarenta, o sesenta años? Deténgase ahora por un momento, y escriba una lista de las cualidades que desea en la gente de su equipo. Busque un lápiz o un bolígrafo, y escriba la lista ahora, antes de seguir su lectura.

¿Qué determina si obtiene las personas que desea y si estas poseen las cualidades que busca? La respuesta puede sorprenderlo. Aunque no lo crea, lo que usted quiere no es lo que determina qué tipo de individuos ha de obtener, sino lo que usted es. Observe la lista que acaba de escribir y al lado de cada característica marque si usted posee esa cualidad. Por ejemplo, si escribió que le gustaría tener “grandes líderes” y usted es un líder excelente, entonces coincide. Ponga un gancho (9) al lado de la cualidad. Si su liderazgo no sobrepasa el promedio, ponga una “X” y escriba al lado “sólo un líder promedio”. Si escribió que desea gente “emprendedora” y usted posee esa cualidad, coloque un gancho (9). Si no la posee, escriba una “X” y continúe con el resto de las cualidades. Ahora revise toda la lista. Si encuentra muchas “X”, usted está en problemas porque las personas que ha descrito no son el upo de gente que querrá seguirlo. En la mayor parte de las situaciones, usted atrae a personas que poseen sus cualidades. Esa es la Ley del Magnetismo: Usted atrae sólo a personas como usted.

DE MAESTRÍA MUSICAL A LIDERAZGO

John Maxwell nos cuenta una anécdota:

Cuando yo era niño, mi madre solía decir: “Dios los cría, y ellos se juntan; El que anda con sabios, sabio será”. Pensaba que este era un prudente refrán cuando jugaba a la pelota con Larry, mi hermano mayor. El era un buen atleta, y yo creía que si jugaba con él también lo sería. Cuando crecí, instintivamente me di cuenta de que los buenos estudiantes pasan su tiempo con buenos estudiantes, y la gente que sólo desea jugar se reúne con gente semejante. Pero creo que no entendí realmenteel impacto de la Ley del Magnetismo hasta que me trasladé a San Diego, California, y me convertí en el líder de la última iglesia que pastoreé.

Mi predecesor en la iglesia Skyline era el doctor Orval Butcher. Este es un hombre maravilloso con magníficas cualidades. Una de sus mejores es su maestría musical. Toca el piano y tiene una hermosa voz de tenor irlandés, aun hoy a sus ochenta años de edad. Cuando llegué en 1981, Skyline tenía una sólida reputación por su magnífica m£sica. Era conocida a nivel nacional por sus sobresalientes producciones musicales. De hecho, la iglesia estaba repleta de músicos y vocalistas talentosos. En los veintisiete años que el doctor Butcher dirigió la iglesia, sólo trabajaron para él dos directores de música —un historial increíble. (En comparación, durante mis catorce años allí, empleé a cinco personas en esa posición.)

¿Por qué había tantos músicos excepcionales en Skyline? La respuesta se encuentra en la Ley del Magnetismo. La gente con talento musical era, por naturaleza, atraída al doctor Butcher. Lo respetaban y lo entendían. Compartían su motivación y sus valores. Tenían

los mismos intereses. Yo, en cambio, disfruto la música, pero no soy músico. Es gracioso, pero cuando fui entrevistado para la posición en Skyline, una de las primeras preguntas que me hicieron fue si sabía cantar. Se desilusionaron mucho cuando les dije que no.

Después de tomar el mando de la iglesia, el número de músicos nuevos disminuyó rápidamente. Aún teníamos más de lo que debíamos, porque el doctor Butcher había creado un impulso y había dejado un maravilloso legado en ese aspecto. ¿Sabe usted qué tipo de gente comenzó a llegar a la iglesia? Líderes. Cuando me fui de Skyline, la iglesia no sólo estaba llena de cientos de líderes excelentes, sino que también había preparado y enviado cientos de hombres y mujeres como líderes durante el tiempo que estuve allí. Esto se debió a la Ley del Magnetismo. Nuestra organización se convirtió en un imán para las personas con capacidades de liderazgo.

 LAS PERSONAS COMO USTED LO BUSCARAN

Obviamente, es posible que un líder salga a reclutar personas diferentes a él. Los buenos líderes saben que uno de los secretos del buen éxito es buscar un personal que compense los puntos débiles de ellos. Así pueden concentrarse y funcionar en sus áreas fuertes mientras otros se hacen cargo de asuntos importantes que en otra forma serían descuidados. Pero es muy importante que usted sepa que las personas diferentes no serán atraídas a usted por naturaleza. Los líderes atraen a individuos que son como ellos.

Por ejemplo, piense en los Cowboys de Dallas de la NFL [National Football League- Liga Nacional de Fútbol]. En los años sesenta y setenta, la imagen del equipo era totalmente limpia. El presidente y gerente general del equipo era Tex Schramm, y Tom Landry era el director. Los jugadores eran hombres como Roger Staubach, llamado “Captain Comeback” [Capitain Reaparición], un hombre de familia con fuertes valores morales, similares a los de Tom Landry. En esos días, los Cowboys eran conocidos como “el Equipo de Norteamérica”. Eran uno de los grupos de atletas más populares de todo el país y eran respetados, no sólo por el talento y el carácter de los individuos asociados a la organización, sino también por su increíble capacidad de trabajar en equipo. Conforme establecían una tradición de victorias en Dallas, seguían atrayendo más ganadores.

Pero durante los pasados 10 años, los Cowboys de Dallas se han convertido en un tipo de equipo muy diferente. No sólo han cambiado ellos, sino también su imagen. En vez de trabajar en equipo, a veces parecen un grupo de individuos vagamente asociados que únicamente juegan por su propio beneficio. (Desafortunadamente, como el país tambi‚n

ha cambiado, creo que aún pueden ser llamados “el equipo de Norteamérica”.) Algunos jugadores, como el receptor abierto Michael Irvin, han tenido problemas con la ley. Hasta el director Barry Switzer se vio varias veces envuelto en problemas, como cuando trató de pasar un arma cargada a través de la entrada de seguridad de un aeropuerto. ¿Por qué ha cambiado tan drásticamente el aspecto del equipo? Es la Ley del Magnetismo. En 1989, cambiaron los dueños de los Cowboys. El nuevo dueño, Jerry Jones, es individualista y un poco disidente. No tuvo escrúpulos en salir y firmar sus propios acuerdos con compañías de zapatos o de refrescos, a pesar de que todos los equipos de la NFL ya habían firmado un contrato colectivo con una compañía competidora.

No es de extrañar que los Cowboys no gocen de la reputación que una vez tuvieron, aun a pesar de sus últimas victorias en el Super Bowl. Al McGuire, antiguo director de baloncesto de Marquette University, dijo una vez: “Un equipo debe ser una extensión de

la personalidad de su director. Mis equipos eran arrogantes y detestables”. Yo digo que los equipos no pueden ser otra cosa que una extensión de la personalidad del director. Afortunadamente, Dallas contrató hace poco a un nuevo director, Chan Gailey. Este es un buen líder con carácter y valores fuertes. Si se le concede suficiente tiempo y autoridad, tal vez pueda atraer a bastantes personas como él para cambiar completamente a los Cowboys. Entonces la Ley del Magnetismo podrá tener un buen efecto SOBRE Dallas, pero esto no sucederá de la noche a la mañana.

 ¿EN QUE SE PARECEN?

 Tal vez usted ha comenzado a pensar en la gente que ha atraído a su organización. Tal vez esté pensando: “Espere un momento. Puedo mencionar veinte cosas que me hacen diferente a mi gente”. Mi respuesta sería: “Por supuesto que puede”. Pero las personas que se sienten atraídas a usted probablemente tengan más similitudes que diferencias, especialmente en unos cuantos aspectos clave. Observe las siguientes características. Probablemente descubrir  que la gente que lo sigue tiene cosas en común con usted en varios de los siguientes aspectos clave:

Actitud

Muy raras veces he visto gente positiva y negativa atraídas unas a otras. La gente que ve la vida como una serie de oportunidades y retos emocionantes no quiere escuchar a otros hablar todo el tiempo de lo mal que salen las cosas. Sé que esto se aplica a mí. No puedo pensar en una sola persona negativa en mis organizaciones. Si usted habla con los cuatro presidentes de mis compañías y todos mis gerentes principales, se dará cuenta de que cada uno de ellos es una persona especialmente positiva.

Generación

La gente tiende a atraer a otros de la misma edad. Mis líderes principales son un buen ejemplo. Entre la edad de 3 de los 4 presidentes de mis compañías y la mía sólo hay 1 ó 2 años de diferencia. Y se puede observar el mismo patrón en otras áreas de mis compañías, como entre algunos de los gerentes de INJOY. Por ejemplo, Kevin Small, quien dirige el mercadeo de seminarios, es un joven inteligente y dinámico de un poco más de veinte años de edad. ¿Adivine qué tipo de personas atrae este joven? La mayoría son personas inteligentes y dinámicas de una edad similar. Usted sólo atrae a las personas como usted.

Trasfondo

En el capítulo de la Ley del Proceso, escribí acerca de Teodoro Roosevelt. Una de sus memorables hazañas fue su osado ataque al cerro San Juan con sus hombres de caballería conocidos como “Rough Riders” durante la guerra de Estados Unidos contra España. Roosevelt reclutó personalmente a toda la compañía voluntaria de caballería, y se dio cuenta de que este era un grupo extraordinariamente peculiar. Estaba compuesto principalmente por dos tipos de hombre: aristócratas ricos del noreste y vaqueros del oeste norteamericano. ¿Por qué? Porque TR era aristócrata de nacimiento, un neoyorquino educado en Harvard, y se transformó en un cazador de caza mayor en las Dakotas del oeste. Era un líder fuerte y genuino en ambos mundos, y por eso atraía a ambos tipos de personas.

Valores

Los individuos son atraídos a líderes cuyos valores son similares a los de ellos. Piense en la gente que acudió a tropel ante el presidente John P. Kennedy después de su elección en 1960. El era un joven idealista que quería cambiar el mundo, y atraía a personas de un perfil similar. Cuando formó el Cuerpo de Paz y llamó al pueblo al servicio, diciendo: “No pregunte qué puede hacer su país por usted; pregunte qué puede hacer usted por su país”, miles de personas jóvenes e idealistas dieron un paso al frente en respuesta al llamado.

No importa si los valores comunes son positivos o negativos. En cualquier forma, la atracción es igualmente fuerte. Piense en alguien como Adolfo Hitler. Era un líder muy fuerte (como se puede juzgar por su nivel de influencia). Pero sus valores eran corrompidos hasta la médula. ¿A qué clase de personas atraía? A líderes con valores similares: Hermann Goering, fundador de la Gestapo; Joseph Goebbels, un hostil antisemita que dirigía el aparato propagandístico de Hitler; Reinhard Heydrich, segundo en comando de la policía secreta nazi, que ordenaba las ejecuciones masivas de los oponentes de ese partido; y Heinrich Himmler, jefe de la SS [Schutz-Staffel-Escuadias de protección] y director de la Gestapo, que inició la ejecución sistemática de los judíos. Todos ellos eran líderes fuertes, y también eran hombres perversos. La Ley del Magnetismo es poderosa. Cualquiera que sea el carácter de usted, es probable que lo encuentre en la gente que lo sigue.

Experiencia

La experiencia es otra área de atracción para la gente. Por ejemplo, cuando hablo a un nuevo auditorio, en treinta segundos puedo decir a qué upo de orador están acostumbrados a escuchar. Si con regularidad escuchan comunicadores dinámicos y dotados, son un público inteligente y entusiasta. Uno puede verlo en los rostros. Se les nota una gran expectativa, su lenguaje gestual es positivo, y cuando uno se dispone a hablar, ellos ya tienen papel y lápiz para tomar notas. Pero si están acostumbrados a un comunicador mediocre, me doy cuenta de que sólo toman notas mentalmente.

Capacidad de Liderazgo

Por último, la gente que usted atrae tendrá una capacidad de liderazgo similar a la suya. Como dije al tratar de la Ley del Respeto, la gente por naturaleza sigue a los líderes que son más fuertes que ellos. Pero usted también debe tomar en cuenta la Ley del Magnetismo, que establece que usted sólo atrae a los que son como usted. Eso significa que si usted, en lo que respecta al liderazgo, es un 7, atraerá más a los 5 y 6 que a los 2 y 3. Los líderes que atraiga tendrán un estilo y una capacidad similares a los de usted.

Cambia el curso de la historia

Podemos ver un ejemplo vívido de la Ley del Magnetismo entre los líderes militares de la Guerra Civil. Cuando los estados del sur se separaron, no se sabía en qué lado pelearían muchos de los generales. Robert E. Lee era considerado el mejor general de la nación, y el presidente Lincoln le ofreció el comando del ejército de la Unión. Pero Lee nunca habría considerado pelear contra Virginia, su estado natal. Rechazó la oferta y se unió a los Estados Confederados —y lo siguieron los mejores generales del país.

Si Lee hubiese decidido dirigir un ejército de la Unión, muchos otros buenos generales lo habrían seguido al norte. Como resultado, probablemente la guerra habría sido mucho más corta. Habría durado 2 años en vez de 5 —y cientos de miles de vidas habrían sido salvadas. Esto le demuestra que cuanto mejor líder sea, tanto mejores líderes atraerá. Y eso causa un impacto increíble en todo lo que usted hace.

¿Cómo es la gente que actualmente usted atrae a su departamento u organización?

¿Son los líderes potenciales fuertes y capaces que usted desea? ¿O podrían ser mejores? Recuerde que la buena calidad de ellos no depende del procedimiento de búsqueda de empleados, ni del departamento de recursos humanos, ni de lo que usted cree que es la cualidad del grupo de solicitantes. Depende de usted. Usted sólo atrae a los que son como usted. Esa es la Ley del Magnetismo.

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos a través de las Redes Sociales! 

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>