Una Persona Influyente tiene Integridad

Este artículo nos enseña como hacer para influir en los demás, y una forma es siendo integro, ya que la integridad genera confianza en las personas.

LA INTEGRIDAD GENUINA NO ESTÁ A LA VENTA

En cada aspecto de la vida uno puede ver asuntos relacionados con el carácter. Por ejemplo, hace unos años, el prestamista Ivan Boesky describió abiertamente la codicia como «algo bueno» al dirigirse a la escuela de negocios de la UCLA [Universidad del Estado de California en Los Ángeles]. Esa defectuosa manera de pensar pronto lo metió en líos. Cuando sus prácticas inmorales en Wall Street salieron a la luz, fue multado con $100 millones de dólares y enviado a prisión por tres años. Hace poco, se reportó que estaba arruinado financieramente y vivía de una pensión de su antigua esposa.

Integridad, integro, etica laboral, influir en las personas, persona influyenteEs posible que hoy la integridad haga tanta falta como nunca antes. Y es absolutamente esencial para cualquiera que desee convertirse en una persona influyente.

El gobierno tampoco ha estado inmune a asuntos relacionados con la integridad. El Departamento de Justicia juzga más oficiales públicos que nunca, y recientemente alardeó que había enjuiciado a más de 1,000 en un año, una marca dudosa.

Uno ve ejemplos de quiebras morales en casi cualquier parte. Los predicadores televisivos caen moralmente; madres ahogan a sus niños; se encuentra a atletas profesionales con drogas y prostitutas en cuartos de hotel. La lista sigue creciendo. Muchas personas perciben la integridad como una idea pasada de moda, algo que puede gastarse o que ya no es aplicable a ellos en nuestro mundo acelerado. Pero es posible que hoy la integridad haga tanta falta como nunca antes, y es absolutamente esencial para cualquiera que desee convertirse en una persona influyente.

En su libro más vendido, The Seven Habits of Highly Effective People [Siete hábitos de personas muy efectivas], Stephen Covey escribió acerca de la importancia de la integridad para el éxito de una persona:

Si trato de usar estrategias y tácticas humanas en cuanto a cómo influir a otras personas para que hagan lo que quiero, para trabajar mejor, para estar más motivado, para agradarles y que se agraden entre sí, y mi carácter es fundamentalmente defectuoso—caracterizado por doblez o hipocresía—, a la larga no podré tener éxito. Mi doblez producirá desconfianza, y todo lo que haga, hasta emplear las llamadas buenas técnicas de relaciones humanas, se percibirá como manipulación.

Simplemente no importa cuán buena sea la retórica o siquiera sus intenciones: si hay poca o ninguna confianza, no hay fundamento para el éxito permanente. Solo la bondad vivifica la técnica.

La integridad es crucial para el éxito en los negocios y en lo personal. Un estudio conjunto que hiciera la Escuela de Administración de UCLA [Universidad de Los Ángeles, California] y Korn/Ferry International de Nueva York entrevistó a 1,300 ejecutivos principales. Setenta y un por ciento dijo que la integridad era la cualidad más necesaria para el éxito en los negocios. Y un estudio del Center for Creative Research [Centro para la investigación creativa] descubrió que aunque una persona que desea ascender al tope de una organización puede vencer muchos obstáculos y errores, casi nunca puede avanzar si compromete su integridad traicionando la confianza.

LA INTEGRIDAD TRATA ACERCA DE COSAS PEQUEÑAS

Pese a lo importante que es la integridad para el éxito de su negocio, es mucho más crítica si desea convertirse en alguien influyente. Es el fundamento sobre el que se construyen muchas otras cualidades, como el respeto, la dignidad, y la confianza. Si la base de la integridad es débil o es principalmente defectuosa, ser una persona influyente se convierte en algo imposible. Como lo señala Cheryl Biehl: «Una de las realidades de la vida es que no se puede confiar en una persona en todos los aspectos, uno realmente no puede confiar en él o ella en cualquier punto». Hasta las personas que pueden ocultar su falta de integridad durante un tiempo, al fin y al cabo experimentan el fracaso, y desaparece cualquier influencia que hayan logrado temporalmente.

Vea la integridad como algo con beneficios similares al fundamento de una casa durante una tormenta recia. Si es sólido, resistirá las aguas tormentosas. Pero si tiene grietas, la tensión de la tormenta las aumenta hasta que al fin y al cabo, el fundamento y luego toda la casa, se derrumba bajo la presión.

La integridad es la cualidad indispensable para el éxito en los negocios. [Retweet]

Debido a eso es crucial mantener la integridad ocupándose de las cosas pequeñas. Muchas personas malinterpretan esto. Piensan que pueden hacer lo que les plazca respecto a las cosas pequeñas porque creen que siempre y cuando no tengan un gran resbalón, les irá bien. Pero así no son las cosas. El Webster’s New Universal Unabridged Dictionary [Nuevo diccionario universal Webster] describe la integridad como «adhesión a principios éticos y morales; carácter moral sólido; honestidad». Los principios éticos no son flexibles. Una mentirilla blanca sigue siendo mentira. El hurto es hurto, sea un dólar, mil, o un millón. La integridad se compromete con el carácter por encima de la ganancia personal, con las personas por sobre las cosas; con el servicio por encima del poder, con el principio por sobre la conveniencia; con la vista panorámica por encima de la inmediata.

Phillips Brooks, clérigo del siglo diecinueve mantuvo que: «El carácter se hace en los momentos pequeños de nuestras vidas». Siempre que quebrante un principio moral, crea una pequeña grieta en la base de su integridad. Y cuando las cosas se ponen duras, se dificulta y se complica actuar con integridad. El carácter no se crea en una crisis; solo sale a la luz. Todo lo que hizo en el pasado, y las cosas que dejó de hacer, llegan a su término al estar bajo presión.

Desarrollar y mantener la integridad requiere atención constante. Josh Weston, ejecutivo y director de la compañía Automatic Data Processing, Inc., afirma: «Siempre he tratado de vivir con la siguiente regla: “No haga lo que no le agradaría leer en el periódico al día siguiente”». Es un buen principio que todos deberíamos observar.

LA INTEGRIDAD ES UN TRABAJO INTERNO

Una de las razones por las cuales muchas personas luchan con lo que se relaciona con la integridad es que tienden a mirar fuera de sí mismos para explicar sus deficiencias en el carácter. Pero el desarrollo de la integridad es un trabajo interno. Observe las tres verdades siguientes acerca de la integridad que se oponen al pensamiento común:

1. La integridad no está determinada por las circunstancias

Algunos sicólogos y sociólogos contemporáneos nos dicen que muchas personas de carácter pobre no serían así de haber crecido en un medio ambiente diferente. Ahora, es cierto que nuestra crianza y nuestras circunstancias afectan lo que somos, especialmente en la juventud. Pero mientras más viejos somos, mayor es la cantidad de decisiones tomadas, para bien o para mal. Dos personas pueden crecer en el mismo ambiente, aun en la misma casa, y una es íntegra y la otra no. En fin de cuentas, usted es responsable de sus decisiones. Sus circunstancias son tan responsables por su carácter como lo es el espejo por la apariencia suya. Lo que ve solo refleja lo que usted es.

2. La integridad no se basa en credenciales

En tiempos antiguos, los fabricantes de ladrillos, los que grababan en piedra, y otros artesanos usaban un símbolo para marcar las cosas que creaban identificándolos como obra suya. El símbolo que usaba cada uno era su «carácter». El valor de la obra estaba en proporción a la destreza con la cual se hizo el objeto. Y solo se estimaba el carácter si la obra era de alta calidad. En otras palabras, la calidad de la persona y su obra respaldaban sus credenciales. Si la obra era buena, así era el carácter. Si era mala, entonces el carácter se percibía como pobre.

Hoy pasa igual con nosotros. El carácter procede de lo que somos. Pero algunas personas quisieran ser juzgadas no por lo que son, sino por los títulos que han logrado o la posición que tienen, independientemente de la naturaleza de su carácter. Su deseo es influir a otros con el peso de sus credenciales, más que por lo fuerte de su carácter. Pero las credenciales jamás podrán alcanzar lo que puede hacer el carácter. 

Ninguna cantidad de títulos, grados, oficios, designaciones, premios, licencias, u otra credencial puede sustituir la integridad básica cuando hablamos del poder de influir a otros.

3. La integridad no debe confundirse con la reputación

Algunas personas erróneamente enfatizan la imagen o la reputación. Observe lo que tiene que decir William Hersey Davis acerca de la diferencia entre el carácter y su sombra, la reputación:

La reputación es lo que se supone que sea; el carácter es lo que usted es… 

La reputación es la fotografía; el carácter es el rostro… 

La reputación viene de afuera; el carácter crece desde adentro… 

La reputación es lo que tiene cuando llega  a una nueva comunidad; el carácter es lo que tiene cuando se marcha. 

Su reputación es lo que se hace en un momento; su carácter se edifica a través de toda una vida… 

Su reputación se aprende en una hora; su carácter no sale a la luz hasta pasar un año… 

La reputación crece como un hongo; el carácter dura una eternidad… 

La reputación lo enriquece o lo empobrece; el carácter lo alegra o lo hace infeliz… 

La reputación es lo que los hombres dicen de usted en la tumba; el carácter es lo que los ángeles afirman de usted ante el trono de Dios. 

Ciertamente, una buena reputación es valiosa. Salomón, rey del antiguo Israel, declaró:

De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas, y la buena fama más que la plata y el oro. 

Pero la buena reputación es el reflejo del carácter de la persona. Si la reputación es como el oro, entonces tener integridad es como ser dueño de la mina. Preocúpese menos por lo que otros piensan, y préstele atención a su carácter interno. D.L. Moody escribió:

Si me ocupo de mi carácter, mi reputación se ocupará de sí misma. 

Si lucha para mantener su integridad, y está haciendo todas las cosas por fuera—y aún tiene malos resultados—, algo anda mal, todavía necesita cambiar por dentro

 Y recuerde esto:

Muchos tienen éxito inmediato por lo que saben; 

Algunos tienen éxito temporal por lo que hacen;

pero Pocos logran éxito permanente por lo que son.

El camino hacia la integridad puede que no sea el más sencillo, pero es el único que lo llevará a donde definitivamente desea llegar.

LA INTEGRIDAD ES SU MEJOR AMIGA

El apreciado escritor estadounidense del siglo diecinueve, Nathaniel Hawthorne, ofreció este pensamiento:

Ningún hombre puede llevar una cara consigo y otra para la multitud por mucho tiempo, sin que al fin se confunda y no sepa cuál es la verdadera. 

Cuando usted compromete su integridad, se hace un daño increíble. Eso ocurre porque la integridad, realmente, es su mejor amiga. Jamás lo traicionará o lo comprometerá. Mantiene sus prioridades en lo correcto. Cuando usted se ve tentado a tomar atajos, ella le ayuda a quedarse en el curso correcto. Cuando otros lo critican injustamente, le ayuda a seguir y adoptar la sublime posición de no defenderse. Y cuando la crítica de otros es válida, la integridad le ayuda a aceptar lo que dicen, aprender de ello, y seguir creciendo.

Abraham Lincoln dijo en una ocasión:

Cuando deje las riendas del gobierno, quiero quedarme con un amigo. Y ese amigo lo llevo por dentro.

Casi podría decirse que, debido a la crítica tan virulenta de su gestión, la integridad de Lincoln era su mejor amiga mientras ocupaba su puesto. He aquí una descripción de lo que enfrentó tal y como lo explicara Donald T. Phillips:

Es posible que Abraham Lincoln fuera más calumniado, difamado y odiado que ningún otro hombre que haya aspirado al puesto más alto de la nación… En público se le llamó casi cada nombre que la prensa del día pudiera imaginarse, incluyendo mono grotesco; campesino abogado de tercera clase, que antes rompiera rieles y ahora divide a la Unión; rudo bromista vulgar, dictador, simio, bufón, y otros. El Illinois State Register lo denominó «el político más deshonesto y suspicaz que jamás haya desgraciado un puesto en Estados Unidos de América …» La crítica injusta y severa no amainó después que Lincoln prestó juramento para su cargo, ni tampoco procedía solo de los simpatizantes de los sureños. Provenía de la Unión misma, del Congreso, de algunas facciones dentro del Partido Republicano, e, inicialmente, entre su propio gabinete. Como presidente, Lincoln aprendió que, pese a lo que hiciera, habrían personas inconformes.

A través de todo, Lincoln fue un hombre de principios. Y como sabiamente dijera Thomas Jefferson:

Dios concede que los hombres de principios sean nuestros principales hombres.

LA INTEGRIDAD ES LA MEJOR AMIGA DE SUS AMIGOS

amigos, paisaje, playa, atardecer, fiesta, amigos del alma, hermanosLa integridad es su mejor amiga. Y también es una de las mejores amigas que jamás tendrán sus amigos. Cuando la gente que lo rodea sabe que usted es una persona íntegra, percibe que desea influirlos por la oportunidad de añadir valor a sus vidas. No tienen que preocuparse por sus motivaciones.

Recientemente, vimos una caricatura en el New Yorker que mostraba cuán difícil puede ser evaluar los motivos ajenos. Algunos puercos se reunieron para comer mientras el granjero llenaba su batea hasta el borde. Un puerco se volvió a los otros y les inquirió: «¿Se han preguntado alguna vez por qué es tan bueno con nosotros?» La persona íntegra influye a otros porque desea traer algo a la mesa que los beneficie, no para ponerlos a ellos en la mesa y beneficiarse a sí mismo.

Si es fanático del baloncesto, probablemente recordará a Red Auerbach, presidente y administrador general de los Celtas de Boston desde 1967 hasta 1987. Él entendía verdaderamente cómo la integridad añade valor a otros, sobre todo cuando las personas trabajan juntas en un equipo. Y tenía un método de reclutamiento diferente al de la mayoría de los líderes de los equipos de la Asociación Nacional de Baloncesto. Cuando evaluaba a un aspirante a jugar con los Celtas, su interés principal era el carácter del joven.

Mientras otros se concentraban casi totalmente en las estadísticas y la ejecución individual, Auerbach deseaba conocer la actitud del jugador. Se le ocurrió que la manera de ganar era encontrar jugadores que se esforzarían y trabajarían para beneficio del equipo. Los jugadores que sobresalían con su habilidad, pero tenían un carácter débil o solo deseaban promocionarse, realmente no eran valiosos.

LA CONFIANZA: EL BENEFICIO DE LA INTEGRIDAD

Lo concluyente en cuanto a la integridad es que permite que otros confíen en usted. Sin confianza, no tendrá nada. La confianza es el factor más importante en las relaciones personales y profesionales. Es el pegamento que une a la gente. Y es la clave para convertirse en una persona influyente.

En estos días la confianza es un género cada vez más escaso. Las personas cada día son más suspicaces y escépticas. Bill kynes expresó los sentimientos de toda una generación al escribir:

Creímos que podíamos confiar en los militares,
pero entonces llegó Vietnam;

Creímos que podíamos confiar en los políticos,
pero llegó Watergate;

Creímos que podíamos confiar en los ingenieros,
pero entonces llegó el desastre del Challenger;

Creímos que podíamos confiar en nuestro agente de inversiones;
pero llegó el Lunes Negro;

Creímos que podíamos confiar en los predicadores,
pero entonces llegó PTL y Jimmy Swaggart.

Entonces, ¿en quién podemos confiar?

En cierto momento, uno podría suponer que otros confiarán en usted a menos que les diera razón para no hacerlo. Pero ahora, a la mayoría de las personas, hay que probarles su honradez. Eso es lo que hace que la integridad sea tan importante si desea convertirse en una persona influyente.

Los otros llegan a confiar en usted solo cuando muestra un carácter firme.

El carácter se hace en los pequeños momentos de nuestras vidas. Phillips Brooks [Retweet]

Hoy la gente necesita líderes desesperadamente, pero desean ser influidos solo por individuos en los que puedan confiar, personas de buen carácter. Si desea llegar a ser alguien que pueda influir de manera positiva a otros, necesita desarrollar las siguientes cualidades y vivirlas a diario:

•    Un modelo de carácter coherente. La confianza sólida solo puede desarrollarse cuando las personas puedan confiar en usted todo el tiempo. Si de un momento a otro no saben qué va a hacer, la relación jamás se profundizará a un nivel de confianza franco.

•    Use comunicación sincera. Para ser cabal, hay que ser como una buena composición musical; sus palabras y su música tienen que estar unidas.

•    Sus valores deben ser transparentes. Las personas al fin y al cabo verán sus faltas, aunque trate de ocultarlas. Pero si es franco con las personas y reconoce sus debilidades, apreciarán su sinceridad e integridad. Así podrán relacionarse mejor con usted.

•    Sea un modelo de integridad. Las personas no confiarán en usted si lo ven motivado por el ego, los celos, o se cree superior a ellos.

•    Demuestre su apoyo a otros. Nada desarrolla o despliega su carácter mejor que su deseo de poner a otros primero. Como dice nuestro amigo zig ziglar: «ayude a muchas personas a tener éxito, y también lo tendrá».

•    Cumpla sus promesas. Jamás prometa nada que no pueda cumplir. Y cuando diga que va a hacer algo, cúmplalo. Una manera segura de quebrantar la confianza de otros es no cumplir sus compromisos.

•    Adopte una actitud de servicio. Fuimos puestos en esta tierra para servir, no para ser servidos. Dar de su persona y de su tiempo a otros muestra que se interesa en ellos. El médico y misionero sir wilfred t. Grenfell sostuvo que «el servicio que damos a otros realmente es la renta que pagamos por nuestra habitación en esta tierra». Las personas íntegras son dadores, no saqueadores.

•    Promueva la participación entre las personas que influya. Cuando uno tiene una vida íntegra, los demás lo escuchan y lo siguen. Recuerde siempre que la meta de la influencia es la participación, no la manipulación. Solo a medida que incluya a otros en su vida y en sus logros tendrá éxito permanente.

Se ha dicho que uno realmente no conoce a las personas hasta que las observa interactuando con un niño, cuando el auto tiene una llanta sin aire, cuando el jefe está fuera, y cuando creen que nadie se enterará. Pero los íntegros jamás tienen que preocuparse de eso. No importa dónde estén, con quién estén, o en qué clase de situación se encuentren, son coherentes y viven basados en sus principios.

LA INFLUENCIA: EL BENEFICIO DE LA CONFIANZA

Uno alcanza a la gente cuando comienza a ganarse su confianza; ese es uno de los aspectos clave para influir. El presidente Dwight D. Eisenhower expresó su opinión al respecto así:

Para ser líder, el hombre necesita seguidores. Y para tener seguidores, el individuo debe tener confianza. Por lo tanto, es incuestionable que la cualidad suprema del líder es la integridad. Sin ella, no puede alcanzar el éxito verdadero, ya sea en un grupo de trabajo, un campo de fútbol, en el ejército, o en una oficina. Si los relacionados de alguien ven que le falta integridad, la persona fracasará. Sus enseñanzas y acciones deben cuadrar entre sí. De ahí que la primera gran necesidad, sea la integridad y un alto propósito.

Cuando las personas comienzan a confiar en usted, su nivel de influencia aumenta. Y ahí es que podrá empezar a impactar sus vidas. Pero también es el momento de ser precavido porque el poder puede ser muy peligroso. En la mayoría de los casos, los que desean poder tal vez no deberían tenerlo, los que lo disfrutan quizás lo hacen por razones incorrectas, y los que más desean retenerlo no entienden que solo es temporal. Como dijo Abraham Lincoln: «Casi todos los hombres pueden soportar la adversidad, pero si quiere probar el carácter de un hombre, déle poder».

Pocas personas en el mundo tienen mayor poder e influencia que el presidente de los EE.UU. George Bush, el cuadragésimo primer presidente de la nación, tenía fuertes convicciones al respecto, y aconsejó: «Use el poder para ayudar a las personas. Porque no se nos da para promover nuestros propósitos ni para hacer un gran espectáculo en el mundo, ni ganarnos una reputación. Solo hay un uso para el poder, y es servir a las personas». Para mantener la ambición en su sitio y el enfoque de su influencia en ayudar y servir a otros, pregúntese esto de vez en cuando: Si todo el mundo me siguiera, ¿sería el mundo mejor?

CONVIÉRTASE EN UNA PERSONA ÍNTEGRA

En fin, puede forzar sus acciones para ajustarlas a sus principios, o puede manipular sus principios para adaptarse a sus acciones. Es una elección que tiene que hacer. Si desea convertirse en una persona influyente, es mejor que elija el sendero de la integridad porque el resto de los caminos llevan definitivamente a la ruina.

Para convertirse en alguien íntegro, tiene que regresar a lo fundamental. Es posible que tenga que tomar algunas decisiones difíciles, pero valdrá la pena.

Comprométase a ser honesto, formal y confiable

La integridad comienza con una decisión consciente y específica. Si espera un momento crítico antes de resolver sus asuntos respecto a ella, se prepara para fracasar. Decida hoy vivir con un código moral estricto, y determine seguirlo sin importar qué es lo que pase.

Decida previamente que usted no tiene precio

El presidente george washington percibió que «pocos hombres tienen la virtud de resistir al que más dinero ofrezca». Algunas personas pueden comprarse porque no resolvieron el asunto del dinero antes del momento de la tentación. La mejor manera de protegerse contra un falla en la integridad es decidir hoy que no venderá su integridad: ni por poder, venganza, orgullo o dinero—cualquiera sea la cantidad.

Concéntrese en las cosas menores

Las cosas pequeñas nos quiebran. Si usted cruza la línea de sus valores—por una pulgada o una milla—, traspasa el límite. La honestidad es un hábito que se fija haciendo lo correcto en todo momento, día tras día, semana tras semana, año tras año. Si hace lo correcto de modo consecuente en las cosas pequeñas, es menos probable que se extravíe moral o éticamente.

Haga cada día lo que debe antes que lo que quiere

Gran parte de la integridad es cumplir sus responsabilidades de manera coherente. Nuestro amigo Zig Ziglar dice:

Si uno hace las cosas que tiene que hacer cuando las debe hacer, llegará el día en que pueda hacer las que quiera cuando lo desee. 

El filósofo y psicólogo William James declaró esa idea con más energía:

Cada día todo el mundo debe hacer al menos dos cosas que odia, solo para practicar. [Retweet]

El filósofo y escritor suizo, henri frederic amiel, sostuvo que:

El hombre que no tiene vida interna es esclavo de lo que lo rodea. [Retweet]

Esclavos es el término correcto para describir a quienes les falta integridad porque muchas veces se encuentran bajo los caprichos propios y los deseos cambiantes de otros. Pero con la integridad, uno puede experimentar la libertad. No solo es menos probable que lo esclavice la tensión que proviene de las malas elecciones, la deuda, el engaño, y otros asuntos negativos del carácter, sino que tiene libertad de influir a otros y añadirles valor de manera increíble. y su integridad abre la puerta para que experimente éxito continuo.

Es casi imposible exagerar el impacto de la integridad en la vida de las personas. Tal vez recuerde el susto que hace algunos años causó la «pastilla de tylenol». Varias personas murieron por envenenamiento, y los investigadores rastrearon la causa hasta las cápsulas contaminadas de tylenol. Don meyer, un amigo de john, le envió un comentario respecto al incidente. He aquí lo que dijo:

Hace algunos años, en su declaración de propósito, ellos tenían una frase que decía que «operarían con honestidad e integridad». Varias semanas antes del incidente de tylenol, el presidente de johnson y johnson envió un memorándum a todos los presidentes de divisiones de la compañía preguntando si seguían creyendo en aquella declaración. Todos los presidentes respondieron de modo afirmativo.

A una hora de la crisis de tylenol—reportaron—, el presidente de la compañía ordenó que se sacaran todas las cápsulas del mercado, consciente de que era una decisión de cien millones de dólares.

Cuando los reporteros preguntaron cómo podía decidir tan sencilla y rápidamente en cuanto a algo tan importante, respondió: «practiqué lo que acordamos en la declaración de nuestra misión».

Debajo del comentario, don meyer redactó esta nota: «john: siempre es fácil hacer lo correcto cuando uno sabe cuál es su posición».

Lo que hizo johnson y johnson es útil para usted como para nosotros. Si sabe cuál es su posición y actúa consecuentemente, las personas pueden confiar en usted. Usted es un modelo del carácter y la coherencia que otros admiran y desean emular. Y establece un buen fundamento, que le posibilita llegar a ser una persona que influye sus vidas de manera positiva.

Puntos para verificar la influencia

Sea íntegro con la gente

    Comprométase a desarrollar un carácter fuerte. En el pasado, ¿se ha acostumbrado a responsabilizarse completamente por su carácter? eso es algo que debe hacer para convertirse en una persona influyente. Deje a un lado sus experiencias negativas, incluyendo circunstancias y personas que le hayan herido. Olvide sus credenciales o la reputación que alcanzó a través de los años. Arranque todo eso, y vea lo que resta. Si no observa una integridad firme en sí mismo, comprométase a cambiar hoy.

•    Haga cosas pequeñas. Evalúe en la semana próxima los hábitos de su carácter. Escríbase una nota cada vez que haga una de las siguientes cosas:

•    No decir toda la verdad.

•    Incumplir un compromiso, prometido o implícito.

•    Dejar una tarea por terminar.

•    Hablar sobre algo que se esperaba mantener bajo confidencia.

•    Haga lo que debe antes que lo que quiere. Cada día de esta semana, ubique dos artículos en su lista de cosas por hacer que debe realizar pero que pasó por alto. Complete esas tareas antes de hacer cualquier cosa de la lista de las que disfruta.

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos a través de las redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te ha gustado el artículo?

    Compartelo con tus amigos