Si Tu no Cambias por el Equipo, el Equipo Podría Cambiarte

cambia por el equipo, oficina, liderazgo, profesionales, éxito, empresa

Cambia por el equipo, porque sino ellos te podrían cambiar. Esta es una realidad muy cierta ya que hay muchas personas que desearían estar en nuestro lugar y podrían hacerlo mucho mejor que nosotros. Tenemos que esforzarnos y dar el 100% de nosotros!.

La inflexibilidad es uno de los peores defectos humanos. Usted puede aprender a controlar su impetuosidad, a vencer el miedo con confianza y la holgazanería con disciplina. Pero para la rigidez de mente no hay antídoto. Lleva en sí la semilla de su propia destrucción.

Bienaventurados los flexibles porque ellos no se romperán cuando los doblen. Michael Mcgriff [Retweet]

 Una Mente «Bebop»

Sus amigos lo llaman Q. Es una leyenda en la industria del entretenimiento. Ha trabajado con los mejores en el negocio, empezando en la era del jazz improvisado y de compleja armonización conocida en los Estados Unidos como la «Era Bob o Bebop» con artistas como: Duke Ellington, Count Basie, Lionel Hampton, Frank Sinatra, Ella Fitzgerald, Sarah Vaughan, Ray Charles, Miles David y muchos otros. Produjo el sencillo más vendido de todos los tiempos: We Are the World. Produjo el álbum más vendido de todos los tiempos: Thriller, de Michael Jackson. Ha sido nominado para más premios Grammy que cualquier otra persona y, hasta hoy, ha ganado un total de veintisiete. Estoy hablando de Quincy Jones.

Quincy Jones nació en 1933 en Chicago y pasó sus primeros diez años en uno de los barrios más difíciles de la ciudad. Jones dice que él y su hermano se metieron en muchos problemas en aquellos días. Luego, su familia se trasladó a vivir a Bremerton, Washington.

Poco después Jones descubrió su amor por la música. A la edad de once años, decidió que quería tocar algún instrumento. Empezó con percusión. Aun en ese entonces mostró señales de una cualidad que lo marcaría como profesional: su adaptabilidad. Se quedaba después de clases practicando con una variedad de otros instrumentos. Probó con el clarinete y el violín, pero finalmente se quedó con los bronces. Así que trató todos los instrumentos de la familia de los bronces: barítono, corno francés, saxofón y trombón. Finalmente se quedó con la trompeta, y con ella sobresalió.

A la edad de catorce años, tuvo su primer trabajo pagado como músico. Siendo un adolescente conoció a Ray Charles iniciando una amistad con él. Ray Charles es un poco mayor que él. Jones empezó a componer música y a aprender a hacer arreglos. Y cuando las mejores orquestas y cantantes pasaban por Seattle, él iba a escucharlos tocar o a tocar con ellos. A los dieciocho años, salió en gira con Lionel Hampton.

Jones siempre ha mostrado una gran hambre por aprender, lo que llama una «curiosidad obsesiva» y una admirable capacidad de adaptación. A través de los años, ha pasado fácilmente de músico a arreglista a director de orquesta. En la década de los 50, trabajó con varios de los más grandes intérpretes de jazz. En 1957, cuando le pareció que era tiempo de educarse mejor, viajó a París y estudió bajo Nadia Boulanger, quien había tenido alumnos como Aaron Copland y Leonard Bernstein.

Para ese tiempo, Jones comenzó a trabajar con Mercury Records para poder mantenerse. Allí conoció el lado comercial de la industria de la música. Le fue tan bien que en 1964 la compañía lo nombró uno de sus vicepresidentes. (Fue el primer afroamericano en alcanzar una posición de ejecutivo en una importante compañía de discos.) También en la década del 60 decidió afrontar un nuevo desafío: escribir música para películas. Desde entonces ha escrito la música para más de treinta películas y numerosos programas de televisión.

A lo largo de su carrera, Jones ha trabajado con los mejores cantantes y músicos del mundo. Debido a que pasó mucho tiempo en la comunidad del jazz, cuando en 1982 trabajó con Michael Jackson, algunos de sus colegas lo acusaron de haberse «vendido». Jones pensó que esto era ridículo y comentó:

Cuando tenía doce o trece años de edad, tocábamos cualquier cosa: música de banda, rythm y blues. Tocábamos música pop, música escocesa [similar a las polcas] y sousa … Tocábamos en todos los clubes de la ciudad: negros, blancos y clubes de tenis, por lo que siempre he tenido una amplia variedad de estilos para escoger. Trabajar a Michael Jackson o Frank Sinatra nunca ha sido un problema. El bebop fue algo en lo que estuve muy involucrado musicalmente y esto afecta tu forma de pensar. Te quita la rigidez y te ayuda a mantener siempre tu mente abierta.

Su flexibilidad y creatividad le han servido de mucho. No sólo le han permitido trabajar con toda clase de músicos, desde latinos a pop y desde jazz a rap sino que también le han ayudado a obtener el máximo de la persona con la que trabaja. Se adapta a la persona y a la situación para crear una ganancia para todos. Jones dice: «Cada uno tiene una manera diferente de relacionarse con la gente. Si los contamos a todos uno por uno, me siento feliz con todos porque he desarrollado con ellos una relación magnífica que trasciende el mundo de los negocios del entretenimiento».

Él mismo ha trascendido profesionalmente. Ha usado su adaptabilidad para incursionar en otras industrias. Entró en la cinematografía cuando coprodujo The Color Purple (El color púrpura). Luego fue a la televisión donde produjo varios programas que fueron todo un éxito, como The Fresh Prince of Bel-Air. Jones y varios socios lanzaron Qwest Broadcasting y también es el fundador y presidente de la revista Vibe.

Para Jones, ser capaz de ajustarse o adaptarse no es la gran cosa; es sencillamente lo que él es. Actualmente está escribiendo una obra para Broadway basada en la vida de Sammy Davis, Jr. Dice que este trabajo lo hace sentir como si tuviera quince años. Jones nunca le ha tenido miedo a una idea nueva, a un nuevo equipo de trabajo, a una nueva industria. Los desafíos no han sido un problema para él porque es increíblemente adaptable.

Un poco más de sustancia

El trabajo en equipo y la rigidez personal sencillamente no mezclan. Si quiere trabajar bien con otros y ser un buen jugador de equipo tiene que estar dispuesto a adaptarse al equipo. Rosabeth Moss Kanter, profesora de la escuela de administración de Harvard dice:

Las personas que van a tener éxito y prosperar también serán maestros del cambio: listos a reorientar sus actividades y las de otros en direcciones no intentadas antes para llegar a los más altos niveles de logros.

El trabajo en equipo y la rigidez personal sencillamente no mezclan.

 Los miembros de un equipo que son adaptables tienen ciertas características. Las personas adaptables son…

1. [Están] Dispuestas a aprender

Diana Nyad dijo: «Estoy dispuesta a enfrentar lo que sea; el dolor o los malestares temporales no me asustan cuando entiendo que la experiencia me llevará a un nivel nuevo. Me interesa lo desconocido y la única forma de conocer lo desconocido es incursionar en ello es derribando barreras». Las personas adaptables dan siempre una gran prioridad a abrir nuevos caminos. Están siempre dispuestas a aprender.

Observe a Quincy Jones y verá a alguien que siempre está aprendiendo. Él cree que si una persona trabaja duro y llega a ser experto en cierta área puede transferir esa habilidad a nuevos esfuerzos. Esa perspectiva funciona en cualquiera persona que esté dispuesta a aprender. Por otro lado, a quienes no les gusta aprender tienen dificultades con los cambios y, como resultado, nunca se adaptan bien.

2. Emocionalmente seguras

Otra característica de la gente adaptable es su seguridad. Las personas que no tienen seguridad emocional ven casi todo como un reto o una amenaza. Miran con rigidez o sospecha el que otra persona talentosa se una al equipo, temen que afecte su posición o título o que las cosas no se sigan haciendo como se habían venido haciendo. En cambio, a las personas seguras los cambios no los alteran. Evalúan una nueva situación o una modificación en sus responsabilidades basados en los méritos de tal situación o cambio.

La edad de una persona puede determinarse por el grado de dolor que experimenta cuando entra en contacto con una idea nueva. Quincy Jones [Retweet]

3. Creativas

La creatividad es otra característica de las personas adaptables. Cuando vienen los problemas, encuentran una forma de superarlos. Quincy Jones lo dice así:

Hay una expresión que dice que la edad de una persona puede determinarse por el grado de dolor que experimenta cuando entra en contacto con una idea nueva. Quizás alguien diga: «Vamos a intentarlo de esta otra manera». Realmente puede ver el dolor. Estas personas se llevarán las manos a la cabeza. Les duele físicamente pensar hacer algo diferente. El que no reacciona con miedo es realmente la persona creativa. «Vamos a intentarlo», dice. «Vamos a hacerlo aun si fracasamos».

La creatividad da alas a la adaptabilidad.

4. [están] Orientadas al servicio

Las personas que se enfocan en sí mismas son menos aptas para hacer cambios a favor del equipo que aquellas enfocadas en servir a otros. Horace Mann, educador y presidente de universidad dijo: «No hacer nada por los demás es la ruina de nuestro ego». Si su meta es servir a su equipo no será difícil adaptarse para alcanzar esa meta.

Algo para pensar

¿Cómo está usted cuando se trata de adaptabilidad? Si mejorar el rendimiento del equipo requiere cambiar la forma en que venían haciéndose las cosas, ¿cómo reacciona? ¿Coopera con el cambio o prefiere seguir haciendo las cosas «como se han hecho siempre»? Si alguien con más talento en su área se une al equipo ¿estaría dispuesto a asumir un papel distinto? O si un jugador clave en otra área tiene un problema, ¿está dispuesto a cambiar posiciones con el fin de ayudarlo? La primera clave para ser parte de un equipo es estar dispuesto a adaptarse a él. ¡No espere que el equipo se adapte a usted!

Algo para hacer

Para ser más adaptable…

•     Hágase el hábito de aprender. Por muchos años llevé en mi billetera una tarjeta de cinco por doce centímetros. Cada día, cuando aprendía algo nuevo, lo escribía en esa tarjeta. Al final del día, trataba de compartir la idea con un amigo o colega y luego archivaba la idea para usarla cuando se presentara la ocasión. Esto me creó el hábito de buscar cosas para aprender. Inténtelo durante una semana y vea qué ocurre.

•     Reevalúe su papel. Dedique algún tiempo a examinar su papel en el equipo. Luego trate de descubrir si hay algún otro papel que usted puede asumir con igual o mayor productividad que el que desempeña actualmente. El proceso puede llevarle a una transición, pero aun cuando no ocurra esto, el ejercicio mental aumentará su flexibilidad.

•     Rompa los esquemas. Aceptémoslo: muchas personas no se adaptan porque les encantan las rutinas negativas. Si esta es su tendencia, escriba esta frase y póngala en algún lugar donde pueda verla todos los días: «No es por qué no se puede hacer sino cómo se puede hacer». Cada vez que enfrente un reto, busque soluciones no convencionales. Se sorprenderá de lo creativo que puede ser si trata de hacerlo con frecuencia.

Algo para el camino

Uno de los más grandes líderes militares de la historia fue Napoleón Bonaparte. General a los veintiséis años, utilizó estrategias astutas, mañas y la velocidad del rayo para lograr muchas victorias. El duque de Wellington, uno de los más grandes enemigos del general, dijo: «Considero la presencia de Napoleón en el campo de batalla igual a la fuerza de cuarenta mil hombres en la balanza».

Dirigiéndose a un oponente a quien había derrotado, Napoleón dijo: «Este es el error que siempre cometen: preparan sus planes el día antes de salir al campo de batalla cuando todavía no conocen los movimientos del adversario». Napoleón reconocía en su oponente derrotado una debilidad que él no tenía: falta de adaptabilidad. Si usted está dispuesto a cambiar y a adaptarse por el bien de su equipo, siempre tendrá la posibilidad de triunfar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te ha gustado el artículo?

    Compartelo con tus amigos