Enfoques Modernos de Liderazgo

1. LA TRÍADA DEL LIDERAZGO

De acuerdo al Lic. Carlos Gilberto Rivera Paul, administrador de empresas, abogado y docente de la Universidad de El Salvador, en su ensayo titulado “La tríada, un enfoque de liderazgo”, muy atinadamente sostiene que son tres los elementos en que se fundamenta dicha teoría de liderazgo, estas son:

1. Las características personales.

2. Las necesidades que los discípulos necesitan llenar, y

3. Surgimiento de una coyuntura.

Las primeras se refieren a características o cualidades que un individuo trae consigo por naturaleza, o bien debe cultivar para su reforzamiento. En cuanto a las necesidades por satisfacer se refieren a las carencias o falencias que los discípulos necesitan llenar en un momento dado; lo cual provoca un desequilibrio en los seres humanos. Respecto a las coyunturas, entendidas estas como una conjunción simultánea de ciertos sucesos, hechos o fenómenos, que producen un quiebre o cambio en una situación imperante, capaz de actuar como un resorte que catapulta al líder en ese momento.

2. LIDERAZGO CARISMÁTICO

carismático, liderazgoTony Alessandra en su libro “Carisma” lo define como “La habilidad para influir en otros de manera positiva, conectándose con ellos física, emocional e intelectualmente” Para dicho autor el carisma tiene los siguientes fundamentos:

El referido autor dice que es probable que nosotros hayamos conocido a personas que nos hayan inspirado y motivado por su energía; que han ganado tanto nuestras emociones como nuestra mente. Podemos habernos sentido voluntariamente atraídos hacia ellas. La pregunta es ¿Cuál es la fuente de tal autoridad? ¿Se debe solo al hecho de que hablan bien? ¿Se trata tal vez de que son socialmente hábiles y capaces de ajustarse a cualquier personalidad o situación? ¿Su secreto consiste en la manera como se las arreglan para proyectar una imagen atractiva y estimulante que nos hace sentir bien con solo estar junto a ellas? En realidad son todos esos factores y muchos más. Por falta de un término mejor, a menudo agrupamos dichas cualidades sobre la palabra carisma. Los fundamentos del carisma que muestra el recuadro anterior, se refieren a lo siguiente:

1. Buena imagen. Llamado por el autor como “mensaje silencioso” Se refiere a la energía magnética que se envía como señal no verbal, pero, agradable y positiva, hacia las personas de manera inconsciente. Otros le pueden llamar la buena aura personal.

2. Hablar con autoridad. Es su habilidad para hablar bien. La manera de expresar ideas estupendas de forma clara y sencilla.

3. Saber escuchar. Es la clave para comunicarse y hacer que los demás se sientan especiales en su presencia. Saber escuchar a otros requiere hacer tres esfuerzos. El primero es el esfuerzo físico, la postura adecuada para escuchar atentamente a la persona que habla. El segundo esfuerzo es el mental, ya que un buen escucha debe esforzarse por comprender e interpretar lo que la otra persona dice. El último esfuerzo es el emocional, ya que mostrar empatia, sentimiento y comprensión de lo que le sucede a quien habla es importante en el proceso de comunicación.

4. Ser persuasivo. Esta es la habilidad para convencer y motivar a los demás a seguirlo o a adoptar sus ideas.

5. Buen uso del espacio y tiempo. A menudo se pasa por alto utilizarlo correctamente. Respetar el espacio o privacidad personal durante la conversación, el trabajo, en un ascensor, etc. Es parte del tacto de un líder carismático. Comprender y respetar las fronteras en las relaciones interpersonales es vital para fomentar relaciones.

6. Maximizar su adaptabilidad. Es la habilidad para adaptarse a los demás. Construir un puente con los demás es imposible si antes no entendemos la personalidad; esto nos permite adoptar nuestro propio comportamiento y afianzar la relación.

7. Expandir su visión e ideas. Si usted no es capaz de trasladar su visión e ideas, no será capaz de influir efectivamente en otros; mucho menos, sino las tiene.

Para resumir, un solo ingrediente no basta para ser carismático. El líder carismático domina múltiples habilidades. La buena noticia es que el carisma puede adquirirse por medio de la práctica y aprendizaje.

Fundamentado en el liderazgo carismático, aparece el Transformacional “Es la capacidad de influir en otros para transformar una visión en realidad, motivar a la gente para trascender de sus propios intereses personales hacia el bien de conjunto” Estos hacen uso de cuatro estrategias:

1. Tienen una visión u objetivo capaz de captar la atención de la gente.

2. Comunica la visión u objetivo mediante palabras o símbolos capaces de construir una imagen clara de la meta final.

3. Infunden confianza al ser consistentes de pensamiento, palabra y acción. De tal forma proyectan integridad, dirección y persistencia.

4. Tienen y proyectan amor propio positivo (autoestima y confianza de sí mismo).

No se muestran prepotentes ni arrogantes; más bien, reconocen sus fortalezas y saben cómo aprender del fracaso; pero, se esfuerzan constantemente por evitarlo y atraer el éxito. El líder transformacional logra motivar a sus colaboradores de dos formas:

1. Dando atención individualizada a sus colaboradores. No tratan por igual a todos, porque saben que no todo mundo es igual.

2. Convirtiendo en estimulante su intelecto. Inspira la imaginación y despierta en sus seguidores una percepción de los problemas y de las soluciones potenciales, a fin de ponerlas en práctica con un alto grado de compromiso.

También se habla del liderazgo Transaccional. “Es la capacidad de influir en otros, utilizando el poder legítimo de recompensa y coerción, como bases de apoyo para conseguir a cambio la contribución necesaria” Este liderazgo toma como base la posibilidad de hacer transacciones o intercambios para lograr los fines que busca. Busca descubrir qué estimula a otros para intercambiar o en su defecto, autorizar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te ha gustado el artículo?

    Compartelo con tus amigos