Impuestos y Corporaciones: Historia y Trascendencia (5)

[box type=”info”]Este es el Quinto Artículo perteneciente a la Serie “Padre Rico, Padre Pobre” de Robert Kiyosaki.[/box]

Lección 4: La Historia de los Impuestos y el poder de las corporaciones

En Gran Bretaña y Estados Unidos no existían los impuestos. Ocasionalmente, habían impuestos temporarios exigidos a fin de pagar los gastos de las guerras. El Rey o presidente emitiría el llamado, y se le pediría a todos un recorte. Algunos impuestos fueron exigidos en Gran Bretaña para las luchas contra Napoleón, entre 1799 y 1816, y en los Estados Unidos, se impusieron algunos gravámenes para pagar la Guerra Civil, desde 1861 hasta 1865.

Padre rico, corporaciones, robert kiyosaki, finanzasEn 1874, Inglaterra instauró el impuesto a las ganancias como un embargo permanente sobre sus ciudadanos. En 1913, en los Estados Unidos, se instauró un impuesto a las ganancias, el cual se convirtió en permanente con la adopción de la Enmienda 16 de la Constitución. Hubo una época en que los estadounidenses estaban en contra de los impuestos. Y el excesivo impuesto al té, que condujo a la famosa Fiesta del Té de la Bahía de Boston (Boston Harbor Tea Party), había resultado ser un incidente que ayudó a encender la Guerra Revolucionaria. Toma aproximadamente 50 años, tanto en Inglaterra como en Estados Unidos, vender la idea de un impuesto a las ganancias permanente.

Este era el punto que padre rico quería que Mike y yo entendiéramos. Nos explicó que la idea de los impuestos se hizo popular y aceptada por la mayoría, diciéndole a las clases media y pobre, que los impuestos habían sido creados sólo para penalizar a los ricos. Así fue como las masas votaron la ley, que se hizo legal, constitucionalmente. Y aunque en realidad la intención era penalizar a los ricos, finalmente terminó afectando a la mismas personas que la votaron, es decir, los pobres y la clase media. 

Una vez que el gobierno le tomó el gusto al dinero, su apetito creció, dijo padre rico.

Desde que tengo 10 años de edad, he escuchado de mi padre rico que los empleados del gobierno eran una banda de ladrones haraganes, y de mi padre pobre, lo que escuchaba era que los ricos eran una banda de ladrones engreídos, que deberían ser obligados a pagar más impuestos. Ambas opiniones tenían puntos válidos. Se hacía difícil trabajar para uno de los más grandes capitalistas de la ciudad, y volver a mi casa a encontrarme con un padre que era un prominente líder del gobierno. No era fácil darse cuenta a quién se debería creer.

Sin embargo, cuando usted estudia la historia de los impuestos, emerge una interesante perspectiva. Como ya he dicho, la aprobación de los impuestos fue posible únicamente porque la masa creía en la teoría económica de Robin Hood, que consistía en tomar de los ricos, y darle a todos los demás. El problema fue que el apetito del gobierno por el dinero se hizo tan grande, que pronto fue necesario que los gravámenes fueran impuestos a la clase media, y a partir de allí, se mantuvieron aumentando como “por goteo”. 

Por otro lado, los ricos vieron una oportunidad. Ellos no jugaron con las mismas reglas de juego. Como he afirmado, los ricos ya sabían todo acerca de las corporaciones, las cuales se hicieron populares en los días de la navegación en grandes buques.

El conocimiento del poder de la estructura legal de las corporaciones, es lo que realmente da a los ricos una amplia ventaja sobre los pobres y la clase media. Y sin importar qué horda apareciera exclamando “Tomemos el dinero de los ricos”, los ricos siempre encontraban alguna astucia para vencerlos. Los ricos vencieron a los intelectuales, solamente porque ellos entendieron el poder del dinero, tema que no se enseñaba en los colegios. 

¿Y cómo vencieron los ricos a los intelectuales?

Inicialmente, la gente estaba feliz. El dinero estaba siendo entregado a los empleados gubernamentales y a los ricos. Llegaba a los empleados del gobierno en la forma de puestos de trabajo y pensiones. Y a los ricos, mediante contratos con el gobierno que beneficiaban a sus fábricas.Pero el problema pasó a ser el manejo fiscal de ese dinero. No existía realmente una recirculación.

En otras palabras, la política del gobierno para los burócratas gubernamentales, era evitar que tuvieran dinero sobrante. Si no lograban gastar el monto de fondos asignado a su área, se arriesgaban a perderle en el próximo presupuesto. Ciertamente, no recibirían reconocimiento por ser eficientes. Las personas de negocios, en cambio, son recompensadas por lograr sobrante de dinero, y son reconocidas por su eficiencia. 

Los verdaderos capitalistas usaron su conocimiento financiero para, simplemente, encontrar alguna manera de escapar. Ellos volvieron a apuntar a la protección de las corporaciones. Una corporación, protege a los ricos. Pero lo que muchas personas que nunca formaron una corporación no saben, es que una corporación es meramente una carpeta de archivo que contiene algunos documentos legales, archivada en algún estudio de abogados inscrito en una agencia local del gobierno. No es una fábrica ni un grupo de personas. Una corporación es tan sólo un documento legal que crea un cuerpo legal, sin alma. La riqueza de los ricos estaba nuevamente protegida.

Cada vez que la gente trata de penalizar a los ricos, ellos no sólo no se conforman, sino que reaccionan. Tienen el dinero, la fuerza e intentan cambiar cosas. Ellos no se quedan ahí sentados pagando impuestos voluntariamente. Ellos buscan formas de minimizar su carga impositiva. Contratan abogados y contadores astutos, y persuaden a los políticos para cambiar leyes o crear escapatorias legales. Tienen los recursos para efectuar cambios.

El Código Impositivo de los Estados Unidos también permite otras maneras de ahorrar en impuestos. La mayoría de estos vehículos están disponibles para cualquiera, pero usualmente son los ricos quienes los buscan, porque ellos están siempre ocupándose de sus propios negocios. Por ejemplo, “1031” es la jerga para la Sección 1031 del Código Interno de Rentas, que permite a quien vende, dilatar el pago de impuestos sobre una propiedad que se venda con la finalidad de aumentar el capital mediante el cambio por otra propiedad de mayor valor. Los bienes raíces son uno de los vehículos de inversión que permiten esta gran ventaja impositiva.

En tanto y en cuanto usted continúe aumentando el valor de sus transacciones, sus ganancias se mantienen libres de gravámenes, hasta su liquidación final. La gente que no toma ventaja de estos ahorros impositivos legalmente accesibles, está perdiendo una gran oportunidad de construir la columna de su activo. 

Actualmente, estoy siendo sorprendido permanentemente por el número de personas que pagan más impuestos, o aprovechan menos deducciones, tan sólo porque están temerosos del gobierno. Mi padre pobre nunca presentó resistencia. Tampoco mi padre rico. Simplemente, él participó del juego en una forma más inteligente, y lo hizo a través de las corporaciones el mayor secreto de los ricos. 

La primera lección acerca de tener el dinero trabajando para mí, en oposición a trabajar por el dinero, se trata totalmente del poder. Es necesario que usted conozca la ley, y la forma en que trabaja el sistema. Si usted ignora eso, resultará fácil apremiarlo. Si sabe bien de qué está hablando, tiene una chance de luchar.

Esa es la razón por la cual él pagaba tanto para contratar contadores y abogados sagaces. Era menos costoso pagarles a ellos que al gobierno. Para mí, su mejor lección, la cual he utilizado durante la mayor parte de mi vida, es: “sé inteligente, así no te verás tan manipulado”. El conocía la ley porque resultaba caro desconocerla.

Si sabes que estás en lo correcto, no tendrás miedo de luchar en contra ofensa. [Retweet]

No sabía cómo lo haría, pero estaba determinado a no orientar la proa en la dirección hacia la que apuntaban la mayoría de mis compañeros de clase. Esa decisión cambió mi vida. No fue sino hasta bien entrados mis 20 años, que el consejo de mi padre rico comenzó a cobrar mayor sentido. Yo acababa de salir del Cuerpo de Marina y trabajaba para Xerox. Estaba ganando mucho dinero, pero cada vez que veía la liquidación de mi sueldo, me sentía decepcionado. Era una ilusión, pero podía oír a mi padre rico preguntando en mi oído : “¿Para quién trabajas? ¿A quién estás haciendo rico?”

En 1974, siendo aún empleado de Xerox, formé mi primera corporación y comencé así a “ocuparme de mi propio negocio”. Cuanto más me daba cuenta de que estábamos en los primeros estadios de un boom, más máquinas de Xerox vendía. Más vendía, más dinero ganaba y, por supuesto, se efectuaban más deducciones de mi liquidación de sueldo. Esto era inspirador. Era tanto mi deseo de salir de la trampa de ser un empleado, que trabajaba más arduamente, y no menos. Hacia 1978, estaba consistentemente posicionado entre una de las cinco personas top en ventas; mayormente el Nº 1. Deseaba desesperadamente salir de la carrera de ratas. 

En menos de tres años, yo estaba ganando más dinero en mi pequeña corporación propia (fue era un holding inmobiliario) que el que estaba ganando en Xerox. No era dinero generado por mí precipitándome a las puertas intentando vender copiadoras.

Mis compañeros en Xerox pensaron que yo estaba gastando mis comisiones. No era así. Yo estaba invirtiendo mis comisiones en adquisiciones. 

Esto fue posible por el sólido conocimiento financiero que había adquirido a través de esas lecciones. Dondequiera que doy mis charlas, le recuerdo a las personas que el nivel de inteligencia financiera está compuesto por el conocimiento de cuatro amplias áreas de experiencia:

 Nº 1) contabilidad. A esto le llamo especialización en finanzas. Es una habilidad vital para quien desea construir un imperio. Cuanto más dinero tiene usted bajo su responsabilidad, más exactitud se requiere, o la casa comienza a tambalear. Este es el lado izquierdo del cerebro, o “los detalles”. Especialización en finanzas es la habilidad de leer y entender estados de cuentas. Esta habilidad le permite a usted identificar las fortalezas y debilidades de cualquier negocio.

Nº 2) inversiones. A lo cual llamo la ciencia del dinero ganando dinero. Esto involucra estrategias y fórmulas. Este es el lado derecho del cerebro, o lado creativo.

Nº 3) comprensión de los mercados. La ciencia de la oferta y la demanda. Existe la necesidad de conocer los aspectos “técnicos” del mercado, el cual es manejado por las emociones.

Una inversión tiene o no sentido, basándonos en las condiciones actuales del mercado. Muchas personas piensan que los conceptos de inversión y comprensión de los mercados son demasiado complejos para los niños.  El caso del muñeco Tickle Me Elmo en la Navidad de 1996, es un caso de un mercado “técnico” o emocionalmente impulsado. La mayoría de los niños querían uno, y lo ponían primero en su lista navideña. El pánico se produjo en base a la alta demanda y escasez de oferta. No habiendo muñecos para comprar en las tiendas, los revendedores vieron una oportunidad para lograr una pequeña fortuna a partir de padres desesperados.

Nº 4) la ley. Por ejemplo, la utilización de una corporación rodeada de las habilidades técnicas de llevar la contabilidad, realizar inversiones y conocer los mercados, puede llevar a un crecimiento explosivo.

Un individuo con el conocimiento de las ventajas impositivas y la protección provista por una corporación, puede hacerse rico de manera mucho más veloz que alguien que sea empleado, o único propietario de un pequeño negocio. La diferencia se profundiza cuando se trata de riqueza a largo plazo.

  • Ventajas impositivas: Una corporación puede hacer tantas cosas que un individuo no puede. Como por ejemplo, pagar sus gastos previo a pagar impuestos.
  • Los empleados cobran su sueldo, tributan impuestos, y tratan de vivir con lo que queda. Una corporación cobra sus ingresos, gasta todo lo que puede, y tributa sobre lo que ha quedado entonces. Esta es una de las más grandes escapatorias legales impositivas usadas por los ricos. 
  • Protección contra litigios: Los ricos esconden mucha de su riqueza utilizando vehículos tales como corporaciones y trusts(grupos de empresas a cargo de negocios en común) para proteger su riqueza de los acreedores. Cuando alguien entabla un juicio a un individuo rico, se encuentra a menudo con capas de protección legal, para descubrir generalmente que la persona rica no es dueña de nada. 

El coeficiente de inteligencia financiera es la sinergia de muchas habilidades y talentos. Pero yo diría que es la combinación de las cuatro capacidades técnicas mencionadas anteriormente, lo que compone la base de la inteligencia financiera. Si usted aspira a gran riqueza, es la combinación de estas habilidades lo que expandirá enormemente la inteligencia financiera de un individuo. 

En resumen:

Los ricos con Las personas que trabajan corporaciones: para corporaciones:

1. Ganan 1. Ganan
2. Gastan 2. Pagan impuestos
3. Pagan impuestos 3. Gastan

Te invito a que compartas este artículo con tus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te ha gustado el artículo?

    Compartelo con tus amigos