Cómo ser generoso te ayudará a ser mejor Vendedor

generoso, corazón en la mano

La sabiduría tradicional dice que los negocios son un mundo civil, pero nuevas evidencias convierten el viejo dicho en la cabeza: las personas que suben a la cima pueden ser en realidad las más generosas.

Esta conclusión edificante viene del nuevo libro «Dar y Recibir«, de Adam Grant, profesor de Gestión de Wharton School de la Universidad de Pennsylvania.

Los Dadores son una gran ventaja para las empresas para las que trabajan, ya que hacen que otros sean más eficaces. Ellos tienen redes más grandes que hacen que la resolución de problemas sea más rápido y más fácil. Ellos toman la iniciativa de mentores y entrenan nuevos empleados. Toman el relevo cuando están sobrecargadon de trabajo a otros. Y que fomentan un sentido de lealtad entre los empleados y clientes.

Grant también identifica otros dos grupos de personas: los comparadores y los tomadores. Ambos tienen éxito mediocre. Los tomadores ponen sus propio intereses primero, lo que aumenta el estrés, disminuye la colaboración y perjudica las relaciones de trabajo. Los comparadores dan sólo lo que reciben, por lo que sus relaciones se sienten transaccional y sus redes tienden a ser más pequeñas.

Cualquier persona – incluso los comparadores y los tomadores – puede aprender a ser más generoso. Aquí están cinco estrategias que le ayudarán a ser más generoso en su vida profesional:

1. Vuelva a conectar con alguien.

Llegue a alguien con el que ha perdido el contacto, entonces pregunte lo que están luchando en ese momento y cómo puede ayudar a resolver el problema. Extender la mano, puede restablecer una conexión y profundizar en la relación. Su generosidad crea buena voluntad entre ustedes, una gran manera para fortalecer su red.

2. Anticiparse a las necesidades de los demás.

Los dadores se centran la mayor parte de su energía hacia el exterior. «Prestan más atención a lo que otras personas podrían necesitar», dice Grant. Para hacerlo, pregunten a sus colegas si están luchando por algo cuando platiquen sobre el trabajo. Usted puede saber cómo ayudar de inmediato, o tener una idea. A veces, sólo escuchar ayuda lo suficiente, y cuanto más se escucha, más se encontrará soluciones proactivas que anticipan problemas en el futuro.

3. Practique cinco minutos de favores.

Su tiempo es valioso, por lo que se centran en lo que llama «favores de cinco minutos», que son los favores que puede hacer muy rápidamente, como una introducción de correo electrónico. Dedicar un tiempo específico para estos favores, como viernes por la tarde o diez minutos a la hora del almuerzo. Para obtener favores más involucrados, pregúntese: «Si voy a gastar mucho tiempo ayudando a esta persona, ¿es algo que puedo ayudar únicamente o es posible que alguien más lo haga?»

4. Ayudar o dar de forma significativa.

Dando sustentable deriva naturalmente de las actividades que te gustan. «El dar es difícil de sostener si constantemente se siente como una tarea», dice Grant. Piensa en lo que te gusta hacer, como la conexión de dos personas, compartiendo sus conocimientos, o instruir a otras personas. Encontrar maneras de ayudar a que resuenan con sus valores e intereses.

5. Actúa como un dador con tomadores.

Los dadores deben tener cuidado de que la gente con intereses propios no se aprovechen de su bondad. «El dar es más riesgoso cuando se trata de tomadores», dice Grant. Cuando usted ayuda a un beneficiario, sea firme en lo que quiere conseguir a cambio. Pídales que le ayude con una tarea específica, o devolver el favor que hagan para ayudar a otra persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te ha gustado el artículo?

    Compartelo con tus amigos