El Decálogo de la Bolsa y los Mercados

Para que tengas una idea, la bolsa de valores consiste en realizar negociaciones de compra y venta de valores, entre esos certificados públicos y privados, títulos de participación, acciones de sociedades o compañías anónimas, bonos públicos y privados, y una amplia variedad de instrumentos de inversión.

La Bolsa de Valores es una organización privada que brinda las facilidades necesarias para que sus miembros, atendiendo los mandatos de sus clientes, introduzcan sus órdenes y realicen las negociaciones.

 ¿Cuáles son los mejores criterios que debemos seguir a la hora de invertir?

bolsa de valores, mercado bursatil, decalogo, como invertirA veces lo más simple resulta también lo más complicado. Por eso, la inversión en bolsa requiere conocer cómo y de qué manera funcionan los mercados financieros. Hoy en día, cualquier inversor puede acceder a miles de opciones desde la Red, pero el problema es que la abundancia de información y de conceptos puede confundir a quienes se acercan a los mercados. En la obra titulada “Libro que te hubiera gustado leer sobre bolsa y mercados financieros”, nos presenta a continuación los diez criterios más importantes que debe seguir un inversor a la hora de tomar decisiones. 

1.- Conocer el mercado: El mundo bursátil no es tan complicado como pueda parecer a primera vista, pero sí exige un esfuerzo por parte del inversor para conocer sus características. 

El mercado se caracteriza por estar compuesto de vendedores y compradores que vienen a representar la oferta y la demanda. Se realizan relaciones comerciales de transacciones de mercancías. Los precios de las mercancías tienden a unificarse y dichos precios se establecen por la oferta y la demanda.

La investigación de mercado involucra el uso de varios instrumentos para analizar las tendencias del consumidor. Algunos de estos instrumentos incluyen: encuestas, estudios estadísticos, observación, entrevista y grupos de enfoque.

2.- Conocer a su intermediario: El intermediario que elija siempre actuará en su nombre, por lo que es básico saber de quien se trata, cuál es su situación financiera y su nivel de profesionalidad. Es importante mantener con él una fluida y constante relación. 

3.- Informarse de los valores: La situación financiera de las sociedades es básica para la formación de los precios. Para conocerla, se puede recurrir a la información que nos proporcionan los medios de comunicación especializados, que le mostrarán de forma sencilla, clara y precisa estos datos. 

4.- Tener clara la idea de inversión:
 Para esto, debería marcar previamente sus objetivos, los plazos y el riesgo que está dispuesto a asumir. Existen numerosos estudios sobre las inversiones más adecuadas para cada tipo de persona atendiendo a distintos factores como el patrimonio, la edad o la fiscalidad. Por ejemplo, una persona joven tiene más esperanzas de aumentar sus rentas con el tiempo y, por lo tanto, asumirá más riesgos. 


5.- Vigilar periódicamente las cotizaciones:
 Tanto de las acciones en las que ha invertido como las del resto. Una inversión en una cartera de acciones no es para siempre y los valores pueden dejar de ser atractivos. 

6.- Diversificar las compras: No coloque todos sus huevos en la misma cesta, porque si se le cae se le pueden romper todos a la vez. Es preferible diversificar las compras. Si cuenta con una cartera de acciones, alguna de ellas puede bajar mucho pero en general, con toda probabilidad, esta caída la podrá compensar con alguna subida de otros valores. 

7.- Huir de los chicharros. Salvo que sea un inversor intrépido y le encante el peligro no compre chicharros o valores más baratos y poco líquidos. Es preferible colocar el dinero en las acciones más conocidas y que cuentan con una amplia liquidez (valores que se negocian todos los días). 

8.- Solicitar asesoramiento: Aunque piense tener controlado todo el mercado de valores y gozar de toda la información disponible, es preferible que confirme sus previsiones con algún asesor bursátil. Sus consejos son muy útiles y su asesoramiento, aunque suponga en principio un gasto, suele convertirse con posterioridad en beneficios. 

9.- Invertir a medio o largo plazo: De esta manera, los movimientos especulativos a corto plazo no van a afectar a las valoraciones de nuestra cartera. 

10.- Invertir en acciones con dividendo:
 Con esta opción podemos obtener rentabilidad vía dividendo y podemos aminorar las pérdidas en caso de que el precio de mercado sea negativo. 

Espero que te haya servido este Decálogo de la Bolsa y los Mercados, te invito a que lo compartas con tus amigos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te ha gustado el artículo?

    Compartelo con tus amigos