5 Maneras de Detener el Estrés y Agotamiento antes que Comience

estrés, consejos, oficina, como evitar el estres

En 2008, después de un largo viaje de negocios de la India a Rumania, Elena de Barnard se dio cuenta que tenia que hacer un cambio, porque el estrés no le estaba permitiendo dar todo de si misma. Ella había sido co-propietario y productora ejecutiva de la compañía “Tomorrow Pictures” con sede en Atlanta, durante 12 años, y había estado tan dedicada a los negocios, que no había hecho tiempo para los compromisos sociales.

“Yo no estaba cansada. No estaba experimentando malestar. Estaba muy estresada”, afirma Barnard. “Tuve un momento donde pensé: si yo puedo deshacer este estrés, puedo ser más productiva”. Por lo tanto, se inscribió en una clase de tejer. Hoy en día, ella se reúne con el grupo cada lunes por la noche. “Fue en cambio en mi vida” dice ella.

Relájese. No estamos diciendo que tiene que tejer. Para algunas personas esto les resulta relajante. Para Barnard, el simple acto de pasar tiempo con la gente en un entorno social, hizo que redujeran sus niveles de estrés. Ahora, Barnard también se reúne semanalmente con un grupo de mujeres empresarias y camina con sus vecinos tres veces por semana.

En lugar de esperar hasta que se sienta abrumado por el estrés, trate de tomar estas medidas para prevenirlo:

Tómese un tiempo para los amigos. La historia de Barnard muestra claramente que hacer tiempo para los amigos y familiares puede hacer que te sientas menos estresado, incluso podría hacer que tengas más años de vida. Un estudio de la Universidad Brigham Young de 2010 encontró que la falta de relaciones sociales es comparable a fumar en sus efectos negativos para la salud. Sin embargo, en presencia de otras personas, el cerebro produce oxitocina, una hormona que puede ayudar a disminuir la presión arterial, dice Kathleen Hall, fundador y director ejecutivo del Instituto de estrés, una organización con sede en Atlanta que capacita a las empresas en la resistencia de tensión.

Las relaciones sociales, incluso puede hacer que los retos que se presentan parezcan más manejables. Un estudio en el 2012 en la revista de Psicología Social Experimental encontró que las personas que estaban solas calculaban la pendiente de una colina más aguda que la gente que estaba con amigos. “La conexión social, realmente cambiará la percepción del mundo que te rodea”, dice Heidi Hanna, autora de La Solución Sharp: Un Enfoque Basado en el Cerebro para un rendimiento óptimo (Wiley, 2013) y es miembro del Instituto Americano del estrés, con sede en Fort Worth, Texas, basado en el intercambio de información relacionada con el estrés.  “Se trata de una supervivencia básica, tienen que ser parte de una tribu o de una comunidad central”.

Consigue tu dosis de la naturaleza. Estar en un entorno natural también puede ayudar a prevenir el estrés. Es por eso que la eco-terapia, basada en la premisa de que la conexión con los sonidos y las imágenes de la naturaleza provoca un calmante para el cerebro, ha ido ganando popularidad, dice Hall. Un estudio realizado en 2007 en la Universidad de Essex en Inglaterra encontró que las personas que caminaban fuera en un entorno natural experimentó sensaciones más relajantes que aquellos que caminaban en interiores. Pero si no puedes escapar de la oficina para dar un paseo en el parque, Hall recomienda descargar una aplicación de la naturaleza a su teléfono móvil y pasar un mínimo de dos minutos cada día escuchando cualquier cosa, desde el sonido del agua a las aves a los árboles susurrantes. Si sonidos de la naturaleza no son lo tuyo, considere la posibilidad de escuchar música relajante, mirar imágenes de paisajes naturales o encender velas perfumadas, dice Hanna. “Si no puedes conseguir ir a la naturaleza, trae la naturaleza a ti.”

Alimenta tu cerebro. Su madre tenía razón cuando le dijo que lo primero que hay que hacer es desayunar. “Lo primero que el cerebro necesita de la mañana son los aminoácidos”, dice Hall. Estar mucho tiempo sin comer desencadena una respuesta de estrés que implica el pensamiento confuso, una digestión más lenta y otros efectos negativos, dice Hanna. ¿Qué comer para evitar esto? Un buen comienzo sería alimentos cargados con vitamina B6, que ayuda a producir más cantidad de la hormona serotonina calmante. Estos incluyen el atún, el pavo y el banano. Hall también recomienda arándanos, que contienen antioxidantes y vitamina C. Aunque el café es bueno con moderación, no exagere para evitar que su presión arterial aumente.

Tómese unos minutos para reiniciar. Prevenir el estrés no tiene por qué significar reconfigurar su programación diaria. Hanna recomienda tomar tan poco como tres minutos entre las tareas para dar a su mente un descanso. “Esos pequeños descansos cortos pueden darle a su sistema la oportunidad de restablecer y disminuir las hormonas del estrés en el cerebro”. Cuando usted está estresado, su cuerpo produce un exceso de cortisol, lo que interfiere con su concentración mental y la productividad. También es importante tomar unos minutos para un descanso mental antes de comer, lo que ayuda a disminuir las hormonas del estrés que dificultan la digestión. Esto podría ser tan simple como tomar unas cuantas respiraciones profundas o visitar a un amigo en la oficina.

Muévete más. El ejercicio es fundamental en la prevención del estrés. Si no puede ir al gimnasio para un entrenamiento completo, tome un descanso para hacer dos minutos de estiramientos o caminar un par de vueltas alrededor de su edificio de oficinas. Esto producirá endorfinas, que ayudan a controlar el estrés, dice Hall. Tomando ese descanso antes de las comidas es importante. No sólo ayuda a tu cuerpo a procesar los alimentos, sino también evita que engordes y acumules grasa en tu vientre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te ha gustado el artículo?

    Compartelo con tus amigos