Diversifique: Reduzca Riesgos (8)

Una parte fundamental para tus Finanzas Personales son las Inversiones, para generar más dinero. ya hablamos sobre el Ahorro, Intereses, entre otros aspectos. En este Artículo aprenderás Cómo Reducir Riesgos al invertir en nuevos negocios… Diversificando.

[box type=”info”]Este Artículo no.8 pertenece a la Serie “12 Elementos Claves en las Finanzas Personales”. Artículo anterior: Que el Interés Compuesto trabaje por Tí .[/box]

canasta huevos, diversifica, eggs, prevenir¿Comprar acciones en una empresa de moda?, ¿adquirir una franquicia? o bien ¿establecer un negocio innovador con poca competencia en el mercado actual?. Al parecer la mayoría de personas con el pasar del tiempo se encuentran en la búsqueda de mejores oportunidades y de modelos de economía que presenten menos riesgos; Pero ¿cómo puedo garantizar que no voy a perder mi inversión? … Diversifique!!!  Abraham Lincon dijo una vez:

“Toda acción tiene riesgos y costos, pero nunca serán mayores que una cómoda inacción”. [Retweet]

Para esas personas que lo que buscan es ESTABILIDAD FINANCIERA les recomiendo que conozcan y consideren aplicar en sus vidas un principio que los expertos llaman DIVERSIFICACION.

Las inversiones involucran riesgos.

El valor de mercado de una propiedad de bienes raíces o las inversiones en acciones pueden cambiar drásticamente en un período relativamente corto de tiempo. Aún si la tasa nominal de rendimiento está garantizada, como en el caso de los bonos de alta calidad, cambios en la tasa de interés

Las experiencias más recientes de tener muchas de estas acciones de empresas como Enron, WorldCom, United Airlines y Time Warner ilustran este punto y la inflación pueden cambiar sustancialmente el valor de un activo. Si usted tiene la mayor parte de su riqueza ligada a una propiedad de bienes raíces o en un pequeño número de acciones corporativas (o lo que es peor, en una sola acción), usted es particularmente vulnerable.

Usted puede reducir su riesgo a través de la diversificación manteniendo un gran número de activos no relacionados entre sí.

La diversificación pone a trabajar en su beneficio la ley de los grandes números. En tanto que algunas inversiones de un portafolio diversificado se desempeñan mal, otras lo hacen extraordinariamente bien. El desempeño de las últimas compensará el de las primeras y la tasa de rendimiento gravitará hacia el promedio.

Para la mayoría de las personas la compra de una casa será su mayor inversión, al menos al principio. Si le da buen mantenimiento y está ubicada en un barrio atractivo, generalmente la casa será una buena inversión. Más allá de eso, para aquellos que desean construir riqueza sin involucrarse en la tarea de tomar decisiones de negocios cada día, el mercado de valores puede brindar rentabilidades interesantes. Lo ha hecho así históricamente. Durante las últimas dos centurias, luego del ajuste por inflación, las acciones corporativas han rendido una tasa anual aproximada del 7%, comparado con la tasa real de rendimiento de los bonos del 3%.

El riesgo con las acciones

El riesgo con las acciones es que uno nunca puede estar seguro de cuanto valdrán en un tiempo específico en el futuro; inevitablemente existirán períodos en que el valor de mercado de sus inversiones estarán a la baja. Pero ese riesgo, conocido como volatilidad, es la razón principal por la que las acciones rinden un rédito significativamente mayor a las tasas de las cuentas de ahorro, los certificados del mercado de dinero y los bonos de gobierno de corto plazo, todos los cuales le garantizan una cantidad fija de dinero en el futuro.

Puesto que la mayoría de las personas valoran la mayor certidumbre que brindan las rentabilidades de los bonos, de las cuentas de ahorros por sobre las acciones; las tasas de rentabilidad de las acciones tienen que ser superiores para que sean tan atractivas para los inversionistas que los alejen de las inversiones más predecibles.

El riesgo de las inversiones

El riesgo de las inversiones en el mercado de valores se reduce sustancialmente si uno continuamente añade o se mantiene en un portafolio de acciones durante un largo período de tiempo, digamos treinta o treinta y cinco años. Aún un pequeño inversionista puede escoger esta opción a través de un fondo mutuo, que es una corporación que compra y tiene acciones de muchas empresas. Cuando un conjunto de acciones diversas ha sido mantenido por mucho tiempo, la tasa de rendimiento ha sido alta y la variación en esa rentabilidad ha sido relativamente pequeña.

Suponga que una persona paga una cantidad anual fija durante un período de treinta y cinco años en un fondo mutuo que refleja el S&P 500, esto es, una canasta de acciones que se piensan representan el mercado en su conjunto. Desde 1871 la tasa de retorno real durante varios períodos de treinta y cinco años ha sido aproximadamente 7%, después de ajustar por inflación.

Quizá lo más significativo es que la tasa de retorno anual ajustada por inflación durante todos los períodos de treinta y cinco años nunca ha bajado del 2.7%. Aunque éste sea un rendimiento inusualmente bajo todavía es aproximadamente igual al rendimiento esperado de los bonos.

La diversificación reducirá la volatilidad de las inversiones en el mercado de valores de dos maneras. Cuando a alguna empresa les va mal, a otras les va bien. Una caída en el precio del petróleo que ocasiona menores utilidades en la industria petrolera, incrementará las utilidades en la industria aeronáutica porque el costo del combustible de los aviones bajará. Cuando caigan las utilidades de la industria del acero porque los precios del acero bajan, los precios más bajos del acero aumentarán las utilidades de la industria de automóviles.

Por supuesto que las condiciones económicas generales pueden cambiar, como sucede en una recesión o en una expansión, ocasionando cambios en los valores de las acciones de casi todas las compañías. Pero aún en ese caso, la diversificación disminuye el riesgo de la volatilidad en el valor de sus inversiones porque la recesión es mala para algunas compañías e industrias, pero es buena para otras, así también una expansión es más buena para algunos más que para otros. La recesión que perjudica a Nieman Marcus dispara las ventas y las utilidades para Wall-Mart.

Algunos empleadores ofrecen planes de jubilación (como el plan 401(k)) que empata contribuciones de la compañía con sus compras de acciones de la empresa (pero no inversiones en otras empresas) o le permiten a usted comprar acciones de la empresa con un descuento sustantivo. Tales planes hacen más atractiva la compra de acciones de la empresa para la cual usted trabaja. Si tiene suficiente confianza en la empresa, usted querrá tomar ventaja de esta oferta.

Después de tener las acciones por un tiempo, típicamente por tres años, estos planes le permiten a usted vender sus acciones adquiridas y utilizar sus beneficios para realizar otras inversiones. Tan pronto como se le permita hacerlo, usted debe escoger esta opción. No hacerlo significaría que usted pronto tendría demasiados huevos de inversión en la canasta de la compañía para la cual trabaja. Esto le ubica en una doble vulnerabilidad: Tanto su empleo como el valor de su inversión dependen sustancialmente del éxito de su empleador. No se ponga en tal posición.

Si los individuos van a alcanzar su potencial financiero, deben canalizar sus ahorros en inversiones que rindan rentabilidades atractivas. En el pasado, las inversiones en el mercado de valores han rendido altos réditos. Los fondos mutuos de acciones posibilitan a un grupo de inversionistas, grande o pequeño tener portafolios diversificados, incrementarlos regularmente y todavía mantener los costos de transacción bajos.

Invertir en un portafolio diversificado de acciones durante un largo tiempo reduce sustancialmente el riesgo de poseer acciones. Mientras que todas las inversiones se caracterizan por cierta incertidumbre, usted puede tener mucha confianza de que, en el largo plazo, un portafolio de acciones corporativas diversificado rendirá mayores réditos que las cuentas de ahorro, bonos, certificados de depósito, fondos del mercado de dinero, y mecanismos financieros similares.


No estamos en un cambio de época, más bien en una época de cambios. [Retweet]

Cambios que repentinamente pueden generar alteraciones, ya sea  para bien o para mal en las inversiones que hacemos. Es necesario por no decir urgente, que aprendamos  la importancia de diversificar nuestros ingresos o bien,  poner los huevos en distintas canastas. No aprender éste principio nos condena a ser vulnerables. Asimismo el practicarlo, mas que aprenderlo nos estabiliza financieramente y nos da más libertad para generar utilidades productivas.

¿Y tu aún pones todos tus huevos en una sola canasta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te ha gustado el artículo?

    Compartelo con tus amigos