Cómo Hablar en Público, Persuadir y Saber Escuchar

Un libro que recomiendo leer para mejorar la habilidad de hablar en público, es «Carisma» del autor Tony Alessandra. Expongo sus argumentos, para lograr hablar en público con autoridad y volverse más persuasivo.

Dice «casi siempre que hablamos, lo hacemos en público, lo que cambia es tan solo el tamaño de la audiencia». Entre los consejos que da para dominar el escenario, está:

1. Vencer el miedo al escenario. Con una buena actitud y una preparación eficiente, se puede convertir un miedo paralizador en una ansiedad positiva. Para ello es necesario conocer bien el material de exposición, ensayar la presentación, inspeccionar el lugar y el equipo audio visual previo a la exposición, asegurarse de que está vestido en forma apropiada, usar su propio estilo (no imite).

como hablar en publico, persuadir, saber escuchar, hablar

2. Preparar la exposición. Lo que hace que una presentación sea mejor que otra es la cantidad de tiempo que se invierte en ella antes de llegar al escenario. La planeación de la exposición comprende de seis pasos:

a. Identificación del propósito de la presentación. Para esto, hay tres preguntas que se deben hacer: ¿Por qué se está haciendo la presentación?, ¿Qué se quiere que la audiencia sepa o haga al final? Y ¿Cómo se quiere que se sienta la audiencia?

b. Conocimiento de la audiencia. Para conocer el tipo de audiencia a la que un expositor se dirigirá, se puede comenzar solicitando la información al organizador, averiguar los datos demográficos generales de la audiencia, tales como: edad, sexo, nivel profesional, etc.

c. Conocimiento del material. Si no se está seguro de lo que se va a decir será natural sentirse nervioso, la audiencia estará cómoda cuando el expositor lo esté, y él lo estará cuando conoce su material y sabe que lo conoce.

d. Concentración en la idea principal. La idea principal debe ser pertinente para los oyentes, y para ello se necesita estructurar la presentación de manera que apoye dicho fin.

e. Atracción y  sostenimiento de la atención de la audiencia. Haga una introducción impactante que cautive, y una conclusión fuerte y memorable; y colóquelas lo más cerca posible una de la otra. Atraiga la atención de sus oyentes con algo que sea de vital interés para ellos, sea breve y use un lenguaje gráfico y sencillo. Comience la conferencia con convicción, planee un cambio de ritmo cada diez o quince minutos.

f. Practique y visualice una presentación de éxito. Es importante ensayar en voz alta la presentación por lo menos cuatro o cinco veces, pero sin memorizada, una presentación memorizada termina sonando monótona. La parte final de una presentación es la visualización, es decir, imaginarse dando una conferencia exitosa.

3. La comunicación no verbal. Los movimientos corporales, expresiones faciales y gestos, revelan mucho más que las palabras sobre su estado emocional. Dicho de otro modo: «como se dice es tan importante como lo que se dice». Entre las comunicaciones no verbales que se deben cuidar están: los ojos, las expresiones faciales, las manos, brazos y piernas, una buena postura.

4. Cualidades vocales.

a. La resonancia. Permite llenar el espacio con la voz sin tener que subir el volumen.

b. El ritmo. Es la forma en que fluyen las palabras, estas deben estar conectadas armoniosamente una de la otra.

c. La velocidad. Para mantener el interés hay que variar el ritmo.

d. Altura. Se refiere al grado de la voz, si es alto o bajo.

e. Volumen. Hay que variar el volumen para mantener alerta a la audiencia.

f. Modulación. Se refiere a los cambios de la voz al hablar.

g. Claridad. Se debe hablar con claridad para ser entendido.

h. Pausas. Permite que la audiencia subraye los puntos más importantes. Tipos de pausa: Pausa de sentido. Con duración de medio a un segundo, esta separa las palabras en parcelas que tienen sentido. Pausa de transición. Con duración de uno a dos segundos, esta separa un pensamiento de otro para que no se entrelacen entre sí sin sentido. Pausa de reflexión. Su duración es de dos a cuatro segundos, se usa después de haber dicho algo inusual, complejo, importante o provocador. Pausa dramática. Su duración de tres segundos o más, es para crear interés por algo que se va a decir.

i. Tono de la voz. El tono de la voz tiene más impacto que las palabras y comunica mucho sobre uno mismo. Un tono positivo de voz puede ser un elemento muy eficiente para ganarse la confianza y cooperación de alguien.

Finalmente, para dar un gran impulso a sus habilidades de expositor, hay varios trucos que permiten lograrlo:

1. Interésese en el tema.

2. Sea breve.

3. Descubra los errores que otros han cometido y evítelos.

4. Haga uso de estímulos para la memoria.

5. Las malas ayudas visuales son peores que no usar nada.

6. Grábese bien en su cerebro el propósito de su conferencia.

7. Sea un expositor «a prueba de interrupción».

8. Recuerde la pausa que refresca.

9. Sea ligero.

10. No malgaste la última frase. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te ha gustado el artículo?

    Compartelo con tus amigos