Triunfadores – Perdedores ¿Qué eres Tú?

Quien soy, que eres tú, duda, espejo, autoreflexión, autoayuda, verdad, autoimagen, autoestimaLa naturaleza humana juega un papel muy importante en el desarrollo de las personas, Hay dos tipos de naturalezas: la “carnal” y la “espiritual”. En la naturaleza carnal el hombre vive inclinado a solo satisfacer los deseos de la carne. Podemos decir que el objetivo primordial es darle gusto al cuerpo. En cambio en la naturaleza espiritual el hombre se inclina más en agradar a su Señor. La prosperidad puede llegar a cualquiera de los tipos de personas, pero no le podemos llamar triunfo a los dos.

Los Triunfadores.

El triunfo o éxito se aplica a la persona que logra alcanzar sus metas pero no por puro placer personal, sino como resultado de un desarrollo que esté en armonía con los planes de Dios. Ser un triunfador en el sentido amplio de la palabra es el llegar a la cumbre pero sin pasar sobre los demás, y con el propósito noble de ayudar a los demás.

El hombre espiritual trata de agradar a su Señor, al igual que a sus semejantes. En este tipo de personas hay un balance precioso que hace que haya paz en su interior y un sentido de autodesarrollo que trae consigo la felicidad.

LOS PERDEDORES.

Son todos aquellos que no se sujetan a ninguna regla, ya sea humana o divina. No les importa hacer daño a sus semejantes. No se aman ni a si mismos, menos pueden amar a los demás. Podemos describir a este tipo de personas como: cobardes e incrédulos, son abominables y homicidas, fornicarios y hechiceros, idólatras y mentirosos. En lugar de recibir las recompensas que reciben los vencedores, dan con sus almas en el lago de fuego, que es la muerte segunda.

LOS SUPER TRIUNFADORES.

La Biblia afirma que los triunfadores son “mas que vencedores por medio de aquel que nos amó” (Romanos 8:37) Los supertriunfadores son aquellos que han logrado sus metas sin pisotear a nadie, y al contrario, son aquellos que siempre han estado consientes de sus semejantes, tratando de ayudarlos en el camino hacia el éxito. Por lo general los supertriunfadores son personas espirituales que no dejan de lado a Dios en sus metas.

Por contraste, la definición que el mundo hace de los triunfadores es algo torpe y desmañada: “Un conquistador que debe luchar constantemente para mantener y mejorar su posición” La idea que mundo tiene de un triunfador es de alguien que gana la carrera de la vida y llega a ser el “número uno”.

 ¿Crees tú en ese «Lema»?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te ha gustado el artículo?

    Compartelo con tus amigos